Elecciones, BCE, Fed y hasta Banco Popular está ya en el retrovisor de los mercados, de los catalizadores futuros, oportunidades y potencial hablamos con Daniel Pingarrón, de IG.

Llega el verano y con él los movimientos del mercado pueden verse exagerados… ¿Qué catalizadores al alza y a la baja observas en el futuro más cercano?

Ahora mismo un catalizador autónomo que se ha generado es el movimiento del Nasdaq. Estamos atravesando una especie de valle de referencias, hemos dejado un poco atrás los bancos centrales, el frente político también parece que se enfría un poco (a la espera de ver cómo evoluciona la comisión de investigación al presidente Trump, que es otro catalizador potencial que está ahí latente, pero que nos puede dar noticias), tampoco estamos en temporada de presentación de resultados empresariales…

Es decir, estamos en una especie de vacío de noticias y los mercados se han fijado en gran medida en el movimiento del Nasdaq. La semana pasada fue adverso, tuvimos caídas de Apple, de otros valores… sobrevuela, desde hace tiempo, un fantasma de sobrevaloración, que nos recuerda un poco a lo que sucedió en el 2000 con las puntocom y esto está provocando que haya cierta volatilidad en el sector, pero las caídas de la semana pasada se han recuperado y, ahora mismo, son el argumento para nuevos máximos. Así que a corto plazo el movimiento de este índice marcará el devenir del resto de selectivos.

Más allá de eso, el aspecto técnico me parece importante. Tenemos a Wall Street en máximos históricos, al Dax también, peleando casi con los 5.000 puntos, yo creo que ahí tenemos otro catalizador.

Como he dicho cualquier noticia en torno a la investigación de Trump puede seguir teniendo un impacto muy importante en los mercados, hasta ahora la reacción ha sido bastante positiva ante la incertidumbre… También veo a China como un foco a tener en cuenta. En los dos últimos años ha provocado dos fuertes caídas, una en enero de 2016 y otra en agosto de 2015. Todo lo que tiene que ver con el gigante asiático en un momento dado acapara la atención y puede provocar normalmente más movimientos adversos que positivos, y es otro catalizador que siempre está ahí.

También el frente geopolítico con lo que pase en Corea del Norte, con Siria; o lo que suceda con el petróleo… son catalizadores potenciales, aunque ahora mismo se están dejando un poco más de lado.

La fortaleza de Wall Street sigue siendo incontestable, pero Europa le pisa los talones ¿conseguirá imponerse?

A corto plazo, en las últimas semanas, Wall Street lo está haciendo mucho mejor que Europa, a excepción del Dax el resto de índices está consolidando. Solo tenemos que fijarnos en el Ibex, que se encuentra en la parte intermedia del rango entre los 10.500 puntos y los 11.200 que tocó cuando se conoció la victoria de Macron.

Hasta mayo Europa batió con mucho a Wall Street, pero es verdad que en las últimas semanas ésta última ha vuelto a adelantar al Viejo Continente. Pero yo creo que para la segunda mitad del año el potencial de la Bolsa neoyorquina es francamente escaso. Respecto a estos niveles no veo ni a Dow Jones, ni  a S&P 500, ni a Nasdaq subiendo un 5% ó 10% más. Incluso, en función de cómo evolucione la situación con Trump, puede haber una corrección.

Así que yo creo que en el segundo semestre Europa superará a Wall Street, dentro de que no espero que estos meses que quedan sean tan positivos como los seis primeros.

Vea también: Paciencia hasta que la consolidación ofrezca oportunidad de compra

Hablemos del Ibex, los 11.000 están suponiendo una dura barrera a superar, ¿logrará hacerlo? ¿Qué niveles manejas para el índice español?

Sí creo que en algún momento del año lo va a conseguir. Aunque es muy aventurado decirlo puede que cerremos el año en el entorno de los 11.500 puntos, puede ser el precio objetivo para finales del ejercicio. Si bien, también es probable que tengamos una corrección por lo menos hasta los 10.500 puntos antes del asalto final.

El Ibex lo ha hecho muy bien en estos primeros meses del año, ha habido una fortísima recuperación de los beneficios empresariales, un momento mucho mejor del sector bancario, otras empresas importantes como Telefónica han mejorado su comportamiento.

En las últimas semanas, es cierto, que se ha quedado un poco atrás, pero a mí me parece que tiene recorrido alcista, no tanto como en el arranque del ejercicio, si bien, es probable que tengamos asimismo una corrección algo más importante que la que hemos tenido. Vimos caídas hasta los 10.600 y podríamos asistir a algo parecido.

De cara al verano, ¿en qué valores del selectivo podría centrarse el inversor?

Veo bastante interesante el sector hotelero, caso de NH o Meliá. También IAG, Amadeus (aunque sus recomendaciones fundamentales no atraviesan el mejor momento), las constructoras, Colonial acaba de entrar al selectivo… Sacyr y ACS destacan asimismo.

En el Mercado Continuo, veo interés en empresas como Cie Automotive, Applus, Pharma Mar

Hay valores atractivos, dentro de que a me parece que será posible comprar a precios más bajos que los actuales, si se produce la corrección que espero.

Vea también: "Todo está parado y la razón está en la creciente oferta monetaria de los bancos centrales. El inversor piensa que el QE es eterno”

Si salimos de la renta variable, ¿por qué otros activos puede apostar el inversor?

Vinculándolo a las Bolsas hay dos activos que tienen una cierta correlación con ellas, mucho mayor el año pasado que el presente, hablamos del euro y el petróleo.

El crudo nos está dando muy malas noticias, está en mínimos de los últimos siete meses. Está claro que el fracking tiene mucha más fuerza que los recortes de producción de la OPEP. Aunque yo creo que es probable que vuelva a acercarse a su rango de precios natural entre los 50 y los 55 dólares.

La parte que hay que celebrar es que sus caídas no le están pasando factura a la renta variable. Esto hace un año era inimaginable. Hace un año un descenso del 13% como el que hemos visto habría traído consigo una corrección importante en las Bolsas.

Tampoco las subidas del euro están pesando mucho en Europa, de hecho, el Dax lo ha seguido haciendo mejor y es el índice más elástico a los movimientos de esta divisa. Y, por otro lado, cuando el dólar también estaba fuerte no había una relación muy estrecha con el comportamiento de Wall Street.

Así que me parece otro factor positivo para las Bolsas, que sus correlaciones habituales ahora mismo estén muy descafeinadas

Vea también: Renta variable focalizado en empresas petroleras