José María Luna, director de análisis de PROFIM EAFI, analiza las mejores oportunidades en fondos de inversión. 

Sólo un 11,7% de los gestores de fondos españoles logra batir a su índice de referencia, según de Indexa Capital. ¿Cuándo diría usted que suele ser más aconsejable utilizar instrumentos de gestión pasiva, como los ETFs, en vez de los fondos de gestión activa?
No es fácil batir a los índices. Pero hay que tener en cuenta que la gestión pasiva, a través de fondos cotizados o ETFs, aunque tienen comisiones de gestión bajas, se aplican costes en la compraventa, comisiones de custodia. Además, en los fondos tradicionales la fiscalidad es más favorable, pues se pueden hacer traspasos sin que afloren plusvalías o minusvalías. En cambio, en los ETFs sí hay que aflorar las ganancias o pérdidas.

Aunque no es fácil batir a los índices, sí hay productos que lo han conseguido. Por ejemplo, el fondo First Eagle Amundi International SICAV ha doblado la rentabilidad del MSCI World en 10 años. También vemos en España que la rentabilidad del Ibex 35 de los últimos 10 años (7,84%) ha sido superada por fondos de gestión activa como el Metavalor (41%), EDM Inversión (32,62%) y Bestinver Bolsa (34,35%).

La clave para superar al índice es seleccionar el mercado en el que voy a invertir, el gestor con el que voy a trabajar, tener un asesoramiento continuado.

Los ETFs son más apropiados para tener una posición táctica, pues la rapidez de venta y compra de un ETF es mucho mayor que en el caso de un fondo tradicional
 
Para invertir en el mercado español, ¿actualmente qué fondos o qué ETFs le parecen más atractivos?
ETFs no, ya que no quiero tener bancos en cartera, pues tienen muchos problemas.

España sí es una opción de inversión para un inversor que tenga un perfil equilibrado, agresivo o muy agresivo, pero a través de fondos de autor, gestores de talento que podemos encontrar en Gonzalo Lardiés, en el equipo de gestión de Metavalor, Bestinver, Mirabaud, azValor… en España hay mucho talento en la gestión a la hora de invertir en renta variable nacional, pero me centraría en esos gestores. Hay un gestor que sí tiene bancos en su fondo, José Ramón Iturriaga en el Okavango Delta, que no pasa por su mejor momento. Ahora bien, si uno es un inversor agresivo, ahí tiene talento, aunque no sería el único fondo que utilizaría para invertir en bolsa española, lo acompañaría de otros productos.
 
Las entradas netas de capital siguen fluyendo hacia las categorías más conservadoras: fondos de Gestión Pasiva, Renta Fija, Garantizados y Monetarios. ¿Cree que en este momento son las categorías que aportan un cóctel de rentabilidad/riesgo mejor?
Para el inversor más conservador, probablemente sí. El perfil de riesgo predominante en los inversores de fondos es el conservador-moderado, pero también está el interés de las propias entidades, que crean y comercializan productos de ahorro e inversión. De hecho, esa derivación de los capitales hacia estos tipos de fondos, parece más producto del interés de las entidades.
 
A los tradicionales inversores españoles de depósitos e inmobiliario, ahora se las entidades les venden estos productos, pero hay otras alternativas. Ahora bien, estamos en un momento en el que las bolsas están caras, por lo que tenemos que tener cautela.
Hay categorías que ofrecen mejor cóctel de rentabilidad/riesgo que estos productos a los que se está yendo el dinero, pero la clave apostar por calidad, flexibilidad y diversificación.
 
A juzgar por el comunicado de la última reunión de la Fed, antes de que acabe el año es muy probable que experimentemos una subida de tipos en EEUU. En este sentido, ¿conviene o no cubrir la divisa en nuestros fondos si están referenciados en dólares?
Hace casi un año hablábamos de que en 2016 tendríamos cuatro subidas de interés y ahora estamos hablando de que, quizás, suba una vez antes de que “nos tomemos el turrón”. Lo que se está viendo es que las políticas expansivas nos han ayudado, pero su efectividad cada vez es menor, hay un crecimiento pobre y moderado, aunque los Bancos Centrales van a tender a políticas expansivas más moderadas. Esto es muy importante, ya que, quien no lo esté previendo como inversor, puede tener un susto. Los mercados de deuda empiezan a generar ciertos temblores y tensiones que también se vivirán en los mercados de bolsa y divisas.
En este momento recomiendo a inversores moderados y equilibrados tener la divisa cubierta en los fondos globales  o de renta variable norteamericana, pues la horquilla en la que se está moviendo ahora el EURUSD es muy estrecha y no merece la pena no cubrir la moneda y tampoco a EEUU le interesa que el dólar se fortalezca mucho. Sí es cierto que en algunas categorías, como temáticas concretas o empresas pequeñas, quizás sí sea interesante asumir el riesgo divisa.