A finales de verano del año pasado aparecieron los primeros fantasmas de la estanflación, pero entonces los expertos rápidamente mostraron que el crecimiento seguía siendo fuerte y que la inflación tenía un carácter transitorio. Sin embargo, ahora con la guerra en suelo ucraniano el miedo a una posible estanflación ha vuelto y con mucha fuerza. Una situación que como bien nos muestra Javier Castro no será sencilla de solucionar.  

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

La coyuntura económica es terrible. La inflación en España en este pasado mes de febrero se situó en el 7,6%, dato récord desde 1986 y a pesar del permanente aumento de los niveles de precios en toda Europa, la incertidumbre por la guerra está llevando al Banco Central a retrasar la decisión de subida de tipos. En definitiva, al igual que en 1970 tenemos un productor, en este caso Rusia, de gas y de petróleo que podría acabar limitando la oferta de estas materias primas.