El 2010 da sus últimos coletazos pero, ¿qué pasará en la renta variable en 2011? “Al final de cada año los informes siempre barajan un aumento del 10% en la rentabilidad de los índices pero, al final, si por ejemplo miramos lo que ha sucedido en 2010, los índices han subido por las políticas monetarias expansivas, lo que nos hace pensar que las subidas no están asentadas en fundamentales y, por ello, no son sostenidas”, dice Eduardo Vicho, jefe de análsis de M&M Capital EAFI.
Además, el experto avisa de que “tenemos que estar pendientes al primer trimestre porque, tarde o temprano, tendrán que tomarse medidas contundentes en la Eurozona, lo que será beneficioso para el euro a medio y largo plazo, mantendrá los niveles actuales de las bolsas y evitará que se produzcan correcciones por encima del 10%”.

Con respecto a la teoría de que a subidas del precio del petróleo, bajadas de las bolsas, el experto comenta que “el 2010 ha sido un año atípico en este sentido, ya que las subidas del petróleo han ido acompañadas de las subidas de las bolsas”. Detrás de esto estarían “las mayores inyecciones de liquidez que redundaban en debilidad del dólar y, por consiguiente, en aumento del precio de las materias primas”. También las subidas del oro negro han estado apoyadas por “el aumento de la demanda de las potencias emergentes”.

Así pues, “el barril de petróleo se ha estado moviendo en un rango lateral entre los 65 y 90 dólares, niveles que, por ahora no preocupan hasta que no supere los 120-130 dólares”.

“La subida de la rentabilidad de los bonos estadounidenses a 10 años está reflejando síntomas de recuperación en el medio y largo plazo, pero sigue habiendo 3 problemas principalmente: el sector inmobiliario sigue sin reactivarse, el consumo es débil y todavía hay debilidad en la creación de empleo”, dice el experto.

El experto no cree que haya una bajada de rating de EE.UU. a corto plazo y, además, “las palabras del presidente de la Reserva Federal de San Louis que apoyaban que los efectos del quantitative Easing II se darían a lo largo del 2011 ha gustado al mercado y, si se cumple, esto convencerá a Moody’s para que no rebaje la nota de EE.UU.”.

“La banca española pasa por una situación todavía complicada –dice Vicho- y los importantes vencimientos a los que tendrán que hacer frente en 2011 las entidades medianas preocupa”. Además, “si el diferencial entre el bono español y el bund alemán sigue en los 250-260 este 2011, será un año muy complicado para la banca”. Por ello, Vicho prefiere abstenerse de tomar posiciones ante posibles correcciones.

Para el 2011 el experto apuesta por “las divisas locales de países emergentes, la renta variable estadounidense, el sector petrolero, con valores como Exxon Mobile y Chevron y, sobre todo, por valores que tengan alta rentabilidad por dividiendo, diversificación geográfica y baja volatilidad”.