Mercados tranquilos que superan contratiempos que en otro momento fueron claros lastres. ¿Qué está pasando? Tratamos de responder a esta pregunta con Daniel Pingarrón, de IG

Wall Street no para de subir, pero lo cierto es que Donald Trump no  ha avanzado apenas en su agenda reformista, ¿por qué crees que el mercado pasa de largo?

No me lo explico y me parece que en algún momento se va ajustar. Wall Street comienza un rally en el mes de noviembre descontando sus medidas económicas, principalmente reducción de impuestos y plan de inversiones en infraestructuras, lo que iba a hacer repuntar la inflación. Se descontaba, de hecho, un crecimiento del PIB americano este año del 4% y un fuerte incremento de los beneficios empresariales fruto de todo esto.

Han pasado ocho meses y no ha tomado ninguna medida, ha fracasado en derogar el Obamacare, no tiene apoyo para llear a cabo el plan de recortes de impuestos y el de inversiones está en el limbo. Y, aun así, sorprendentemente, las Bolsas americanas no han reajustado sus expectativas.

Con un rally de doble dígito basado en una cuestión poco realista no hay corrección. El dólar, eso sí, ha hecho lo contrario, se ha adaptado a esta situación. Inició una remontada en noviembre, en los 1,11 con el euro, a principios de año vio los 1,03, descontaba un fortalecimiento de la economía de Estados Unidos. Pero luego, a medida que se ha visto la realidad de Trump, se ha desinflado, y ahora está en los 1,15-1,16. Aunque hay que reconocer que la fortaleza del euro tiene mucho que ver.

El dólar sí ha hecho un ajuste de la realidad política americana, Wall Street no, para mí es algo que está pendiente. Y, salvo sorpresa por parte de la Administración Trump que logre avances, me parece que va a ocurrir en los próximos meses.

De hecho, pasa desapercibida asimismo la fortaleza del euro, ¿dónde ves a la moneda única en su cruce con el dólar en el segundo semestre?

No hay ninguna correlación este año entre los movimientos del euro y la Bolsas, anteriormente era muy fuerte. El euro ha subido de 1,03 a 1,15-1,16 en paralelo a un fuerte incremento de la renta variable.

Ahora bien, en lo que respecta al cruce, desde mi punto de vista, en estos niveles hay mucho más espacio para las caídas que para las subidas. Tenemos este mensaje más ambiguo del Banco Central Europeo (BCE), que los datos de crecimiento europeos se aceleran, mientras en Estados Unidos ha sucedido lo contrario.

A mí me parece que el BCE no va a endurecer su política monetaria demasiado, más allá de algún matiz en su discurso muy controlado; mientras que la Fed va a volver a subir tipos este año. Con esto, hay más espacio para que el euro/dólar caiga que para que suba. Obviamente, no se van a cumplir las expectativas de principios de año de paridad, pero creo que es más probable que terminemos el año más cerca de 1,10 que de 1,20.

Vea también: EUR/USD debería frenarse a la altura de resistencias significativas

También la volatilidad del crudo es muy destacada y no termina de impactar en la renta variable, ¿en qué niveles preocuparía el petróleo?

Cuando el crudo se acerca a los 45 dólares, o cae por debajo de ellos, las Bolsas se empiezan a poner nerviosas. Entre los 45 y los 50 no llama la atención de los inversores, y se entiende que es un rango normalizado.

La zona de confort del petróleo ha bajado cinco dólares y para la renta variable no cambia demasiado la película, sí para la inflación y los bancos centrales, especialmente para el BCE.

¿Qué necesita el Ibex para decidirse por las subidas con contundencia?

El Ibex depende mucho de los bancos y estos, a su vez, del BCE. Si endurece su discurso, eso favorece al sector. Y, por otro lado, también depende del petróleo, si este sube, se estima que eso va a arrojar más inflación y que los bancos centrales endurecerán su política.

También serán claves los resultados, los de Morgan Stanley han sido un revulsivo para toda la industria financiera. Así como el comportamiento del resto de índices, sobre todo Wall Street. Si se mantiene por encima de máximos, el Nasdaq continúa haciéndolo tan bien, el Ibex se verá beneficiado.

Vea también: Dos rupturas de niveles clave con fuerte volumen

¿Y qué niveles manejas para el índice español?

Ahora mismo, en la zona de los 10.500-10.600 estamos estabilizándonos, hemos bajado un 6%-7% desde los niveles alcanzados tras la victoria de Macron, y seguimos consolidando: no acabamos de despegar al alza, pero tampoco perdemos soportes.

Salvo que los resultados sorprendan negativamente, que la situación política de Estados Unidos empeore, o que el BCE haga algo inesperado, vamos a seguir manteniéndonos en esta tónica hasta después del verano al menos.

Finalmente, has hecho referencia a las cifras de Morgan Stanley, ¿qué nos puedes decir sobre la temporada de presentación de resultados del segundo semestre en Estados Unidos?

De momento, no está yendo demasiado bien, salvo Morgan Stanley, el resto de bancos, Goldman Sachs, JP Morgan, Citigroup, Bank of America, Wells Fargo… han sido decepcionantes.

Y la atención me parece que se va a centrar en las entidades, que ya han ido retratándose, y en las empresas tecnológicas, falta Apple, Alphabet, Amazon… los de Netflix fueron muy buenos.

Las expectativas son muy altas, se descuenta un crecimiento del beneficio del 7,5% en Wall Street, pero es que la Bolsa ha subido más de eso en el último año… ya ha mucho descontado, va a costar superar las previsiones…