En la pasada sesión...Análisis Macroeconómico En Europa: o En Alemania, los pedidos de fábrica del mes de junio se incrementaron por encima de las expectativas, un +4,6 mensual vs –0,6e y 3,0%r previo, y un +15,9 anual vs 10,5e y 7,4% previo. o En Italia, la producción industrial en junio disminuyó un -0,5%, frente a las estimaciones del mercado (+0,3%), y del dato del mes anterior (+0,8%r). La tasa interanual se situó en el –0,1%, frente +0,9% previo. o En el Reino Unido, la producción industrial de junio aumentó un 0,1%, coincidiendo con las estimaciones y por debajo del +0,6% previo , y dejando la tasa interanual en +0,8%, también en línea con las estimaciones pero superando el +0,5% del mes de mayo. En Japón: o El índice de indicadores líderes se incrementó en un +80%, en línea con las estimaciones del mercado y por encima del dato previo (+40.9%). Mercados En la jornada de ayer las bolsas europeas volvieron a cerrar en negativo influenciadas de nuevo por los temores en torno a los mercados de crédito e hipotecario en Estados Unidos y las caídas que experimentó Wall Street el viernes. El Ibex aguanta los 14.400 puntos, aunque se vio arrastrado por los grandes valores como BBVA, Santander y Telefónica que perdieron más de un 1%. La gran protagonista dentro del Ibex fue Ferrovial que descendió un 2,5% por las incertidumbres que rodean a su filial BAA en cuanto a la gestión de los aeropuertos del Reino Unido. La otra cara de la moneda la vimos en las bolsas americanas, con el S&P 500 subiendo un +2,4% y el Dow Jones +2,17% (su mayor subida en 5 años) apoyados por el sector financiero ante especulaciones de que el Gobierno podría tomar medidas para limitar las pérdidas derivadas del mercado hipotecario. También ayudó el buen comportamiento de las entidades hipotecarias Fannie Mae (+10%, mayor subida en 20 años) y Freddie Mac ante la posibilidad de que el regulador elimine las restricciones sobre cuanto pueden destinar a préstamos hipotecarios. Todo ello también se vio apoyado por la caída del precio petróleo que cedió más de 4$, ante el temor de una ralentización de la economía estadounidense que reduzca la demanda y por tanto incremente las reservas.