ESTADOS UNIDOS: La información relativa el mercado laboral acaparó todo el protagonismo al sorprender fuertemente a la baja, llegando a destruirse empleo neto en el mes de agosto. Como resultado, se incrementan las probabilidades de una evolución de la economía americana peor de la prevista. Igualmente, se refuerzan las posibilidades de reducciones de tipos por parte de la Fed, así como la intensidad de las mismas, ya que, como hemos reiterado en varias ocasiones, el mercado laboral constituía la principal restricción en contra de una relajación de la política monetaria. Si la tendencia continúa es probable que en meses próximos también se incremente la tasa de paro, lo que confirmaría, una extensión al resto de sectores tanto de los problemas inmobiliarios como de crédito. UNIÓN EUROPEA: La información macroeconómica conocida en Europa la semana pasada tuvo, en general, un ligero signo negativo. Quizá lo más significativo fue la descomposición preliminar del PIB en la que se comprobó una marcada desaceleración de la inversión que no puede ser compensada por la escueta mejora del consumo. En este sentido, el BCE redujo su previsión de crecimiento para 2007 en una décima aunque señaló expresamente que ello no es achacable a la crisis del mercado financiero, sino a la evolución de los costes energéticos. Cabe reseñar el mantenimiento de tipos del BCE, como consecuencia de la incertidumbre producida por la crisis de crédito y liquidez y, sobre todo, el incremento de la incertidumbre macroeconómica debido a la misma causa. Así, no está claro su impacto sobre las variable macroeconómicas, pero lo que si podemos afirmar es que el mismo dependerá de la duración de la crisis. ESTA SEMANA: Se esperan escasas referencias macroeconómicas de importancia y casi todas ellas concentradas en la parte final. En EE.UU. destacará la balanza comercial de julio (martes) y las ventas al por menor de agosto, la producción industrial de ese mismo mes y la confianza del consumidor preliminar de septiembre (todo ello el viernes). De las ventas y la confianza podríamos volver a asistir a cierta mayor debilidad derivada de la crisis actual (la primera se vería afectada por la caída de la confianza de agosto y la segunda por la continuación de en la restricción de los estándares de crédito de las entidades financieras), en cambio en la producción industrial, de existir debilidad podría tardar algo más en observarse. En la zona euro lo más destacado será el Informe Mensual del BCE (jueves) donde podremos encontrar un análisis más pormenorizado de lo comentado la semana pasada por Trichet. A ello se le sumarán los IPC de agosto para Francia y España (jueves) y Alemania y zona euro (viernes). Viernes 14 de septiembreVentas por menor EEUU agosto