Huir de los valores de crecimiento en Estados Unidos. Eso es, al menos, lo que recomienda uno de los analistas del Wall Street Daily, Alan Gula, en un reciente artículo.
La Reserva Federal de Estados Unidos dejó de comprar activos el pasado día 31 de octubre, el pasado viernes. Se ponía fin así una racha de más de seis años en los que la autoridad monetaria había estado inyectando dinero en el sistema mediante la adquisición de bonos del teroro y MBS.

“No sorprende que estos programas hayan generado una gran bonanza en los activos de riesgo. De hecho, cuando más riesgo tuvieran, mejor”, afirma el experto.

“Ahora el Mercado comienza a dares cuenta de que el QE no mantenía baja la rentabilidad de los bonos, como se creía, en su lugar ha alentado la búsqueda de riesgo en los mercados financieros globales”, asegura en su artículo.

En su opinión, “las acciones que cotizan con una mayor perspectiva de crecimiento tendían a cotizar con mayores valoraciones. La popularidad de esas acciones incrementaba la demanda de sus acciones, lo que ha elevado sus múltiplos”. explica el experto.

Estas acciones de crecimiento son las que Alan Gula llama “acciones glamurosas” y que, según él, cotizan en su mayoría con ratios PER superiores a las 100 veces.

El siguiente gráfico muestra cómo se hubiera comportado una cartera si sólo hubiera contenido acciones glamourosas de una capitalización superior a los 1.000 millones de dólares.

acciones glamour


Según sus datos, este tipo de acciones ha alcanzado ya sus máximos después de haber obtenido unas ganancias medias de un 50% en doce meses.

Sin embargo, lo que deja ver el gráfico es que en los últimos seis meses las acciones más caras de Wall Street han ido perdiendo ritmo, a pesar de que el S&P 500 ha seguido subiendo.

Según él Amazon, Netflix y 3D Systems –todas acciones glamourosas- han caído un 20% de media desde que él avisó por primera vez de su alto PER.

“Básicamente el tapering de la FED ha reducido el apetito por el riesgo y las acciones con alta valoración han comenzado a caer”. Según él, ahora que el QE ha finalizada, un espíritu saludable volverá a los mercados. “Y aunque algunas acciones individuales lo harán bien durante un tiempo, si fuera un bloque son un peso muerto. Los mercados experimentan ciclos de largo plazo y el ciclo de varios años para las acciones glamour ha acabado”, apunta Gula.

Si quiere recibir alertas cuando estos valores cambien de ciclo, pinche aquí