Robert Casajuana i Alujas, economista y Director de Inversiones institucionales, SLM, analiza la actualidad de los mercados y la influencia de los bancos centrales. 
 
¿Cree que el mercado tiene miedo a que se normalice la política monetaria o hay algo más detrás?
La duda, el riesgo o el temor del mercado va en esta línea, en la normalización de las políticas monetarias. Hemos tenido aspectos importantes recientemente:
  • El BCE no hizo ningún movimiento para intensificar su política monetaria expansiva y Draghi reconoció que no se habían comentado durante la reunión que fueran a ampliarla.
  • La Fed tiene que normalizar su política monetaria y pasar a una política expansiva, a una nuestra y luego a una contractiva. Pero esto genera dudas y el hecho de que puedan subir tipos este mes también genera dudas.
  • Elecciones generales en EEUU. La posibilidad de salida de Donald Trump generaría un terremoto importante en los mercados y en la economía, ya que las políticas proteccionistas y populistas han generado también dudas.
  • Tras el Brexit hemos tenido una recuperación “alegre”. No le hemos dado el peso que tienen las implicaciones de que Reino Unido salga de la UE.

¿Preocupa más que la Fed suba tipos o que el BCE extienda su compra más allá de marzo de 2017?
Los dos aspectos preocupan, quizás algo más el del BCE, pues creo que la economía estadounidense puede soportar subidas de tipos. Lo que no está tan claro es que el resto de economías mundiales lo puedan soportar, especialmente las emergentes, pues la subida de tipos supone una subida del dólar y venta masiva de divisas emergentes para compra dólares, como pasó con la “Crisis de los Tigres Asiáticos”.

Por otro lado, en Europa, si Draghi lo considera necesario, incrementará las compras de activos. Pero lo que más preocupa, no es tanto la política monetaria del BCE y su efectividad, sino que vaya acompañada de política fiscal de los países de la UE y de reformas estructurales donde sean necesarias. Este tridente de políticas (monetarias, fiscales y estructurales) supondría un catalizador más potente para la economía europea.
 
¿Cree que puede haber algún tipo de oportunidad de compra de deuda corporativa “soportada” por Mario Draghi?
Somos compradores de bonos de todo tipo pero, sobre todo hemos aprovechado la demandada “artificial” del BCE de deuda corporativa y muchos de los bonos que son elegibles para el BCE han funcionado muy bien. Por centrarnos en uno, la emisión de Cellnex de 750 millones nos parece especialmente interesante. El mínimo para comprarlo son 100.000 euros, la compañía tiene buenos fundamentales, con una calificación BBB-, paga un cupón del 2,375% de cupón, vence en 2024 y la TIR sería del 2% en vencimiento comprado a la par y tenemos posibilidad de venderlo en e lmercado secundario

Por valoración, ¿sigue siendo atractivo invertir en renta variable?
Sigue siendo un tipo de activo que puede estar en cualquier tipo de cartera, pero me centraría más en la renta variable europea, que en la americana porque la americana está en máximos históricos, ha aguantado muy bien en agosto, pero los índices están en niveles elevados. Creo que hay más potencial de revalorización en la renta variable europea. Es cierto que Alemania está desacelerando algo de crecimiento, pero la RV europea tiene recorrido de manera genérica. Dentro de la RV europea, me gusta más la que no está correlacionada con la zona euro, como la RV escandinava, sobre todo empresas pequeñas y medianas.
 
¿Qué sectores ofrecen más potencial para aprovechar para la última parte del año?
Seguimos con la idea del sector energías renovables e infraestructuras, con nombres como Acciona o Gamesa. Gamesa ha corrido algo, pero vemos en el gráfico figuras de continuidad.
 
¿Incluye en estos al sector bancario?, ¿ha cambiado algo el dibujo del sector?
La presión del BCE no ha empeorado los márgenes del sector bancario, pero tampoco ha mejorado. Los PERs y las valoraciones son interesantes, pero debe dar muestras claras para comprar. Aplicaría el tacticismo en el sector. El EuroStoxx Banks europeo baja este año un 30%, hay dudas sobre Deutsche Bank, tenemos la incertidumbre de la banca italiana, la ampliación de capital de Popular no fue todo lo bien que querríamos… así que, tendríamos a los bancos en el banquillo, aún no los pondríamos a jugar.

Esta semana se cumplen ocho años de la caída de Lehman Brothers, ¿qué destacaría de este periodo?
Lo que ha sucedido desde septiembre de 2008 ha sido muy importante para los mercados, las economías, el capitalismo… destacaría algunas declaraciones que se produjeron a comienzos de año sobre que estaríamos cerca de otro Lehman Brothers, se han fortalecido la estructura y los balances del sistema financiero y esto nos ha generado una cierta solidez.

También destacaría la capacidad de respuesta de los bancos centrales con medidas. Creo que los bancos centrales están preparados para parar nuevos shocks. Esto es positivo, aunque también creo que las inyecciones de los bancos centrales no son lo mejor para normalizar las economías.

Por otro lado, los crecimientos de media de los últimos 30 años los tendríamos que ir olvidando, serán crecimientos más moderados y no volveremos a tener a países como China o India con los incrementos de productividad y mejoras tecnológicas.

Los países que se van quedando rezagados y no se actualizan en el sistema capitalista del s.XXI se quedarán más atrás y el incremento de desigualdades de renta per cápita y crecimiento de los países irá en aumento.