Lleva tiempo con todos sus motores encendidos a todo gas. En el parqué de la bolsa de Nueva York se ha movido como un auténtico obús en sentido alcista dejando perplejos a los traders que habitualmente operan sobre él. Pero no ha sido casualidad. 
Como tampoco lo es que acapare gran parte de las recomendaciones de los analistas en estos instantes. Por ello, consideran que no ha alcanzado aún su velocidad crucero.

Pocos lo veían venir. Ahora es una auténtica realidad. Una base palpable sobre una idea que en tiempos remotos se presumía escurridizo. El precio del barril de crudo Brent alcanzó los niveles exacerbados de los 115 dólares. Prácticamente resultó ser una cota en la que multitud de expertos aventuraban que la búsqueda de los 200 dólares no sólo era posible, sino también entendible.

Contra todo pronóstico y para el asombro de algunos, no fue así. A partir de tocar ese pico empezó a corregir hasta descender por debajo de los 80 dólares y con vistas a seguir cayendo aún más. Como recientemente Ed Yardeni, analista de Yardeni Research, señalaba en uno de sus escritos, no era más que un síntoma de que “la burbuja del crudo había estallado”.

El aumento de la producción estadounidense, según este experto, fue uno de los factores por los que se está viendo este retroceso. Sin embargo, la duda es si en base a este descenso fulgurante del precio de esta materia prima, ha habido algunas cotizadas que se han sentido beneficiadas.

La respuesta obviamente es un sí rotundo. Grande y con mayúsculas. En efecto, una de las que se ha apoyado de este retroceso ha sido Southwest Airlines. Esta aerolínea, cuyo nombre puede que suene a escasos lectores, es líder por número de pasajeros domésticos transportados al año en Norteamérica.

La firma con sede en Dallas ha sido una de las que más beneficio ha sacado de este autoabastecimiento petrolero de Estados Unidos, gracias a la uso de fracking, que ha provocado que el precio de los combustibles que utilizan las aeronaves se haya reducido considerablemente. Por eso ha sido su catalizador dentro de los catalizadores. Positivos, claro.

La compañía ha pasado de ser una de las más débiles dentro de la industria a colocarse como una de las más respetadas y consolidadas por todos los expertos. Dado que el mercado interno muestra una buena resistencia, la política de precios bajos junto a la mejora de las condiciones económicas de los estadounidenses, ha provocado que la demanda de billetes se haya disparado en su negocio.

De hecho, sus cuentas han ido batiendo tanto previsiones cada trimestre que la casa de análisis Cowen elevó hace escasas fechas las estimaciones de ganancias por acción por encima del las cifras del consenso para el final de año hasta 1,90 dólares. Estos expertos tienen total fe en que se superen las previsiones y que en el último trimestre se muestre una mejoría mayor en su facturación.

Acciones momentum en Estados Unidos
grandes compañías momentum en EEUU

Pero este crecimiento de su volumen empresarial tiene un reflejo mayor si nos centramos en su cotización en Wall Street. Desde los mínimos de hace un año la acción ha duplicado su valor pasando de unos 18 dólares hasta poco más de 39 dólares. Un rally espectacular que ha servido para que muchos expertos hayan empezado a seguir muy de cerca su evolución.

Aunque este signo aún va más allá si ponemos el dedo sobre las acciones momentum. En este sentido, de entre todas, la que más sube en los últimos doce meses es Southwest Airlines. Solo es un dato que atrapa a más de un trader y que produce la mirada constante de las firmas de análisis. Hasta el punto que el consenso espera, todavía, que pueda crecer en la bolsa norteamericana hasta un 70% el próximo año.

Cotización de Southwest en el último año

Cotización en un año Southwest Airlines


Así, fijándonos en las cifras del consenso de mercado, la compañía, que cerró el año pasado con un beneficio por acción de 1,12 dólares, pasaría a ganar en el presente ejercicio unas ganancias por título de 1,94 dólares. Además, ese crecimiento se plasmaría, previsiblemente, en 2015 con un beneficio por acción de 2,54 dólares.

Si quiere seguir leyendo el reportaje, descárguese la revista del último mes en nuestra Zona Premuim