Mañana jueves Repsol se confesará ante el mercado. La petrolera deberá rendir sus cuentas del primer trimestre del año. Para ellas, el consenso de expertos espera la confirmación de un beneficio neto de 535 millones de euros. Esta cifra estaría por deabjo de los 643 millones conseguidos en el mismo periodo de un año antes (sin tener en cuenta YPF). De hecho, se espera una caída de beneficios en el negocio de Downstream y Upstream, aunque una mejora en el de gas licuado. Pese a ser, -previsiblemente- la rama que experimentó una mejora en comparación con el año anterior, a finales de febrero Repsol anunció la venta de sus activos de gas natural licuado en Vizcaya, Perú y Trinidad y Tobago a Shell por 6.653 millones de dólares, deuda incluida. Pero es que parece que Repsol ha encontrado aquí un filón para desapalancarse. Como indica Soledad Pellón, estratega de mercados de IG, “Repsol se ha desapalancado vendiendo su negocio de gas licuado, lo que le ha permitido mejorar su rating crediticio y haber recibido buenas recomendaciones”.

Pero al margen de la caída de beneficios, a lo que suele responder más el mercado es al cumplimiento de expectativas y, en función de la superación o no, su cotización podría reaccionar al alza o a la baja.

CUADRO COMPARATIVO RESULTADOS 1T 2012 Y PREVISIONES 1T 2013:
 1T 2012PREVISIONES 1T 2013
Beneficio Neto643535
Upstream654627
Dowstream 332170
Gas Licuado (GNL)158191
* El resultado neto del primer trimestre de 2012 fue de 792 millones de euros. Sin tener en cuenta la aportación de YPF, el beneficio neto sería de 643 millones

Mejora su aspecto técnico
A la espera de la reacción a sus cuentas, Repsol puede presumir de ser el blue chip que más valor ha aportado al Ibex 35 en 2013, pues es el que mejor comportamiento ha tenido este año, acumulando una revalorización del 13%. Técnicamente, Luis Lorenzo, de Dif Broker, aborda la situación a corto y medio plazo:
En un medio plazo: presenta un canal alcista perfecto desde agosto del 2012. En los niveles actuales estamos en la parte superior, que tocó el viernes pasado y cuya ruptura al alza nos daría un amplio objetivo que podría llevarle en unos meses a la zona de 21 euros (proyección del canal vigente). El nivel clave en este canal está en los máximos de la semana pasada (18,40). Mientras no sea superado, habría que esperar corrección para entrar en el valor. En este medio plazo la corrección le llevaría de nuevo a la parte baja del canal, zona de 16 euros.

En el corto plazo:el nivel por arriba tener en cuenta es también 18,40, los máximos del viernes pasado; si lo rompiera, el objetivo serían los 19,10 euros, nivel correspondiente al 61.8 de Fibonacci de todo el tramo bajista desde 24 a 10,90 euros. Por otro lado, si no consigue romper esta resistencia de 18,40 el valor buscará apoyo en los 17,50, donde de nuevo podemos incorporarnos con objetivos en máximos y stops en 17,35. (Ver: Ideas de trading a corto plazo. Inditex y Repsol)

.

Si atendemos al compendio de recomendaciones de los analistas que siguen el valor, observamos un claro sesgo positivo de su valoración. El 97% de los expertos recomienda estar en Repsol (43% compra//24% sobrecompra//30% mantenimiento), frente a un 3% que aconseja evitar el valor. (Ver: OHL y Repsol, las más apetecibles entre las acciones más baratas del Ibex 35)

RECOMENDACIONES DE ANALISTAS SOBRE REPSOL:

Fuente: Repsol.com

Sacyr, Pemex y Repsol, relación de amor odio
Para Sacyr la participación en Repsol es un dolor de cabeza constante por el fuerte endeudamiento que adquirió al tomar esta posición. A día de hoy no ha saldado por completo esta deuda. Igualmente, a Repsol este accionista mayoritario le produce jaqueca constante por lo incierto de su permanencia en el accionariado.
Pablo Ortiz, analista del sector de construcción e infraestructuras de Interdin, comenta que “actualmente la inversión en Repsol está valorada en 20,2 euros por acción. Las pérdidas latentes superan los 385 millones de euros y la deuda vence en 2015”. No obstante, de aquí a esa fecha, Ortiz cree que “Repsol, habida cuenta de sus buenos fundamentales, puede revalorizarse un 12% para alcanzar un precio en torno a 19,5-20 euros, precio al que Sacyr saldría de la petrolera. Además, los gastos financieros de esta deuda están siendo cubiertos por los dividendos y, aún teniendo en cuenta el efecto fiscal, la inversión en la petrolera está aportando un beneficio neto del orden de 40 millones al año”. Carlos Ladero, analista de Wallwood Spain, afirma que “Sacyr tenía prácticamente cerrada la venta de su participación en Repsol hace unos meses a unos 17/17,5 euros pero, quizás con esta situación de mercado se están barajando otros precios. Pero está claro que dicha participación está en venta y que se venderá”. Un candidato a hacerse con este paquete sería Tamasek, que ya cuenta con un 6,30% de Repsol.

Esta semana conocíamos la noticia de que Pemex (que posee un 9,37% de Repsol) ha puesto en venta un 4,9% de su participación en la petrolera española, valorada en 1.961 millones de euros. Recordemos que Pemex tiene un pacto por el que no puede estar ni por encima del 10% ni por debajo del 5% del capital para mantener un puesto en el consejo. Carlos Ladero indica que “las acciones fueron compradas a una media de 19 euros. Podrían hacer una colocación fuera de mercado y en función del precio, será negativa o positiva. Imagino que se cerrará en los entornos de 18 euros”. Para Pemex, con menos de un 5% del accionariado, Repsol pasaría a ser una inversión financiera. Sin embargo, en el pasado recordemos que pretendió tomar su control, llegando a un pacto con Sacyr para controlar conjuntamente el 29% del capital de Repsol. Pero este pacto se fue al traste cuando Sacyr, ahogado por las deudas, se vio obligado a vender un 10% de su participación a la propia Repsol.

¿OPA sobre Repsol?
No es una idea descabellada que veamos a Repsol recibiendo una oferta de compra, según Carlos Ladero. El único impedimento que ve para que todavía no se haya planteado una OPA sobre la compañía son “las participaciones cruzadas con Gas Natural, CaixaBank y Sacyr. Además, hay muchos intereses empresariales y políticos por el hecho de ser una compañía bandera" española, pero también lo era Cepsa”. Y, es que, “Repsol sin YPF ya no tiene tanto potencial. Es una petrolera pequeñita y lo normal es que acabe en manos de un gran grupo empresarial”. El precio al que Repsol podría recibir una OPA serían los 20/21 euros, aunque a corto plazo dudo que esto suceda. Con el paquete de Sacyr (9,5%) y CaixaBank (12,97%) sería suficiente, pero la Caixa no venderá”, dice Ladero.

Repsol e YPF, siguen caminos separados
El pasado 16 de abril hizo un año de la expropiación de YPF a Repsol por parte de Argentina. A día de hoy el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner no ha pagado un justiprecio por el espolio, como le exigen Brufau y el propio ejecutivo español. La petrolera española cifra 8.140 millones de euros el valor de las compensaciones correspondientes a su participación del 51% en YPF, mientras que un estudio realizado por la red Social Science Research Network (SSRN) entre experto internacionales estima que el valor de esta participación es de 7.900 millones de euros. Algo inferior al exigido por Repsol.

El gobierno argentino pensó que la expropiación de YPF sería un filón de oro al que pronto sacaría partido. Sin embargo, a día de hoy no encuentra un socio industrial que se arriesgue a costear y aportar las tecnologías necesarias para la explotación del yacimiento de Vaca Muerta (principal excusa de la expropiación). Mientras tanto, la rentabilidad sobre el patrimonio de YPF ha caído un 26% y la deuda neta ha ido en aumento, hasta los 180 millones de euros.

La expropiación de YPF hizo mella en la cotización de Repsol, justificando parte de la pérdida del 35% de valor que experimentó en 2012. En lo que va de año Repsol ya ha recuperado un 13% de su valor y, según Soledad Pellón, “aún tiene recorrido al alza”. (Ver: Repsol: levanta el vuelo sin YPF)