Las bolsas siguen moviéndose por encima de sus máximos históricos durante una sesión más. Aunque ni las palabras de Janet Yellen, la presidenta de la FED ante el FMI haya generado ningún gran impulso, ni al alza, ni a la baja.

Hoy Yellen ha dicho que en el presente no hay riesgos de estabilidad financiera en Estados Unidos, lo que deja margen a la FED para centrarse en la inflación y desempleo. También ha dicho que es necesario monitorizar los riesgos del mercado de deuda corporativa; préstamos apalancados que podrían causar problemas en el futuro.

En un discurso en el que no se ha salido del guión y en el que ha mantenido el aura dovish, Janet Yellen ha asegurado que unos tipos más altos en el año 2000 no habrían impedido la crisis financiera o controlado los riesgos sistémicos de la economía. Yellen ha apuntado que la crisis se hubiera podido evitar con políticas que limitaran el apalancamiento, liquidez a corto plazo y medidas que forzaran un mayor aseguramiento de las colocaciones de las empresas.

Sin embargo, a pesar del apoyo de Janet Yellen a la economía y a los mercados con discursos que garantizan que los tipos bajos podrían mantenerse durante un largo periodo de tiempo, las bolsas podrían enfrentarse en los próximos meses a riesgos que podrían bajarla de su tendencia actual.

Eso es lo que ha afirmado Greg Valliere, de Potomac Research Group, en una entrevista con Yahoo! finance que ha dicho que “las posibilidades de que los mercados sacudan algunos agujeros en los bolsillos en la segunda mitad del año están aumentando”. (Ver entrevista)

Valliere considera que la economía crecerá en los próximos meses entorno al 3-3,5% “lo que es bueno, porque pienso que la renta variable está valorada a precios de crecimientos a esos niveles”, explica.

Sin embargo, el experto cree que a pesar de que los fundamentales de la economía son buenos, hay tres posibles peligros en los mercados que deben ser vigilados de cerca.

En primer lugar, afirma “la incertidumbre política en Washington. Podría haber otra crisis presupuestaria cuando acabe el año fiscal el 30 de septiembre”

Además, Valliere apunta “creo que en la segunda parte de este año la FED comenzará a debatir –quizá de forma pública y evidente- el calendario de subidas de tipos de interés, y eso es algo que a los mercados no les va a gustar ver”, explica.

Por último, también señala a la geopolítica e Irak. “Creo que esto es una horrible guerra civil sin un claro final que va a mantener muy altos los precios de la energía”.

Si quiere recibir alertas cuando el Dow Jones cambie de tendencia, pinche aquí.