Alibaba cae más de un 20% desde que comenzó el ejercicio. Su cotización comenzó el desplome, básicamente, tras la publicación de resultados en enero. De hecho, algunos analistas creen que la tendencia podría cambiar el próximo día 7 si las cuentas del gigante chino enamoran a los analistas.
La empresa que preside Jack Ma publicará sus cuentas anuales el próximo jueves y las miradas están puestas en ese día. Alibaba cotiza en estos momentos un 13% por debajo del cierre del día de su debut con lo que sólo los institucionales que entraron en el valor antes de su bautizo bursátil ganan con la compañía.

En concreto, la Alibaba se mueve un 31% por debajo de los máximos del pasado mes de noviembre y un 21% por debajo de principios de año.

resultado de alibaba


De media, el consenso espera un beneficio por acción de 0,43 dólares por acción, lo que implicaría un incremento de un 43%. Las ventas habrían crecido casi un 44% en el último trimestre de su ejercicio fiscal, hasta 2.780 millones de dólares. Unas previsiones que los analistas han ido reduciendo paulatinamente en los últimos meses.

Hay que tener en cuenta que si las cuentas que presenta la empresa no sorprenden, el mercado podría volver a castigar a Alibaba, tal y como ya ocurrió en el trimestre pasado. En aquel momento, a pesar de que las ventas aumentaron un 40%, la cifra presentada quedó ligeramente por debajo de las estimaciones del consenso y eso fue suficiente para que los inversores sometieran a la empresa a un fuerte correctivo.

Lo que ocurre, dicen los analistas, es que Alibaba está sufriendo el enfriamiento de la economía china. El PIB del país ha caído hasta el 7%, la expansión más lenta en una década debido, entre otras cosas al menor ímpetu del sector inmobiliario.

Esto impacta en las cuentas de la empresa porque casi un 90% de sus ingresos procede de China, y sólo el 10% del mercado internacional.

Para protegerse, la empresa está invirtiendo en otros negocios como la distribución de películas o la industria de los servicios sanitarios online. En los próximos trimestres habrá que estar muy pendientes de las medidas que tomen Jack Ma y su equipo para generar ingresos de otras áreas y de otros negocios.

De hecho, las cuentas preocupan, y mucho a la dirección de la empresa, a pesar de que los números no dejan de crecer. Sin embargo, si se bucea en las cifras vemos cómo algunos ratios, como el de la rentabilidad siguen empeorando. Si el trimestre pasado el ROE se había reducido hasta poco más del 55% desde casi el 90% un año antes, el jueves podríamos ver una caída por debajo del 30%.

Hace solo unos días Jack Ma anunció en la Junta de Accionistas que, por el momento, iban a congelar las contrataciones para este año. Algunos han interpretado que esta medida es una tirita que el CEO de Alibaba se pone antes de los resultados en previsiones de que no van a ser muy buenos.

También ha afectado a la cotización las acusaciones de que la empresa no lucha contra la piratería y la falsificación con lo que algunos analistas creen que Ma podría hacer alguna declaración después de resultados.

Tras la caída de los últimos meses, el 92% de los analistas apuestan comprar las acciones de la empresa, sobre todo por la reducción de sus múltiplos. Ahora su PER se ha reducido hasta poco más de 28 veces –beneficios estimados-.

No hay ningún experto que apueste por vender los títulos de la empresa, con lo que parece que a estos precios sería una inversión atractiva, al menos en papel. De hecho, si nos fijamos en el precio objetivo del consenso, que está situado en algo más de 107 dólares por título, la empresa podría tener un potencial de algo más de un 30% desde los niveles actuales.

Hace unas semanas, José Antonio González, analista de Estrategias de Inversión afirmaba que “desde que el valor registró sus máximos históricos el pasado 13 de noviembre en 120 dólares por acción, el valor se encuentra en una espiral bajista que le ha llevado a visitar los 80 dólares por acción”.

Explicaba González que en las actuales condiciones técnicas no se aconseja la toma de posiciones en la compañía.
En su opinión, “la zona de acumulación y los síntomas técnicos que hemos descrito nos invitan a tener predisposición compradora, predisposición que se convertiría en la toma de posiciones siempre y cuando el precio de cotización de la compañía supere los 87,16 dólares por acción así como la directriz bajista”


QUIZÁ LE INTERESE LEER: “La flor y nata de los brokers recomienda comprar Alibaba” o  Alibaba cae en bolsa porque solo vendió un 40% más