Es el último movimiento de un tablero en el que el Banco Santander opta -de momento- por mantenerse fuera de juego.El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria finalmente ha adjudicado a Caixabank la entidad valenciana, después de que Bankinter se retirara de la puja (y al parecer también BBVA). Pero, ¿cuál es el interés de Isidre Fainé en esta operación? Por un lado, pretende amedrentar la expansión de Banco Sabadell en la Generalitat Valenciana tras adquirir la CAM y, por otro lado, busca un mayor control de las 'aguas' dada su presencia en las compañías catalana y valenciana y su buena relación con Suez Environnement, con presencia relevante en el accionariado de ambas. 


¿Qué entidad surgirá de esta nueva adquisición?
Actualmente, Caixabank cuenta con una cuota de mercado del 16% a nivel nacional y su objetivo más evidente es ampliar su red de oficinas por la Generalitat Valenciana. Isidre Fainé ha esperado a conocer los resultados de la auditoría realizada por Oliver Wyman para decidirse. Rodrigo García de la Cruz, profesor del Executive Master en Dirección de Entidades Financieras del Instituto de Estudios Bursátiles, aseguraba entonces que, en caso de querer mejorar su cuota de mercado en otros territorios con escasa presencia, qué mejor forma “que hacerte con uno de estos grupos, siempre y cuando se sepa que no hay sorpresas”.

Sorprende, en todo caso, la compra de la valenciana cuando hace un mes escaso las lenguas del sector ponían a Kutxabank en el punto de mira de la entidad catalana dada la escasa presencia de la antigua Caixa en territorio gallego, que no superaba el 9%. “Habrá un cambio de curva absolutamente y en cuanto un par de fondos empiecen a apostar por la banca española, será una clara opción de futuro”, asegura García de la Cruz, y parece que ya se ha producido. ¿O no? José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, restaba importancia a la operación y se centraba en la inexistencia de “las emisiones de los bancos españoles en el exterior puesto que los bancos italianos o los franceses lo siguen haciendo”.

La cuestión es que Caixabank tiene por delante un proceso de saneamiento de la nueva entidad adquirida cuya profundidad depende en buena medida de la benevolencia del Estado. CaixaBank calcula que la adquisición de Banco de Valencia obligará a efectuar una reestructuración por importe de 233 millones de euros brutos, aunque estima que a partir del año 2014 esta integración generará unos ahorros de costes anuales de 85 millones. Los expertos coinciden en la 'presión' del Ejecutivo de Mariano Rajoy por adjudicar las entidades intervenidas a otras más solventes y es una carrera de la que parece haberse retirado BBVA, que ya se hizo con Unnim, y Bankinter, en principio, porque representaba una inversión de difícil encaje dentro de sus planes de negocio. Javier Flores, asesor de inversiones de ASINVER, reconoce que “no es momento para hacer compras y mucho menos en España. Ahora bien, estamos en un proceso de recapitalización bancaria y parece que desde el Gobierno se anima a las entidades que están más saneadas a acudir a ellas para evitar la intervención”.

El FROB reanudó la subasta de la exfilial de Bancaja, junto a la de Catalunya Banc, el pasado 16 de noviembre. El organismo dependiente del Ministerio de Economía había dado prioridad a la venta de Banco de Valencia ante su menor tamaño después de conocer las pruebas de resistencia elaboradas por la consultora Oliver Wyman. Banco de Valencia presentó entonces unas necesidades de capital de hasta 3.462 millones de euros en un escenario económico adverso o 'estresado'. 

Los últimos resultados empresariales presentados a cierre del tercer trimestre del año arrojan unas pérdidas de 389,4 millones de euros para Banco de Valencia, con lo que redujo en un 55,5% los 'números rojos' de 876,44 millones de euros que presentó en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Por su parte, Caixabank obtuvo un beneficio de 173 millones de euros hasta septiembre, un 79,5% menos que en el mismo periodo del año anterior. Estas cuentas incluyen dotaciones por 4.524 millones y ajustes de valoración con cargo a fondos propios sobre la cartera de créditos y adjudicados de Banca Cívica por 3.850 millones. La entidad ya da por finalizada la integración de Banca Cívica.

Esta es la segunda adquisición que protagoniza CaixaBank en los últimos meses en el mercado español, después de que el pasado mes de marzo anunciara la compra de Banca Cívica por 977 millones de euros, una operación por la que no requirió ayudas públicas y que convirtió al banco de La Caixa en la primera entidad financiera de España por activos (342.000 millones), depósitos (179.000 millones) y créditos (231.000 millones).

Y es, además, la segunda compra de una entidad valenciana por parte de un grupo financiero catalán, después de que Banco Sabadell se adjudicara en diciembre de 2011 Banco CAM también en subasta por un euro. Y este es el primer motivo.


Objetivo 1: competencia
Banco Sabadell se hizo con la CAM a precio de saldo 'impulsada' por el Gobierno y con el objetivo de ampliar sus redes a la Generalitat Valenciana. Caixabank se queda ahora con otra de las grandes entidades de la comunidad y lo hará bajo condiciones estrictas, o 'prudentes', como se referían los medios salmón este mismo martes a las ofertas realizadas por entidades financieras tales como Bankinter para hacerse con Banco de Valencia. Hoy se ha repetido el patrón, esto es, el euro por entidad. 

La entidad presidida por Isidre Fainé exigirá a cambio un programa de protección de activos y dinero público para llevar a cabo el saneamiento. Aún así, Javier Sánchez Barrio, de BPI, resta importancia a este motivo y considera que “las ayudas públicas que recibiera habría que dejarlas de lado. La lógica empresarial estriba en una mayor cuota de mercado y cetrarse en que una entidad como Caixabank quiera crecer en un área cercana de influencia”. Entre las 'ayudas' del Gobierno a Caixabank se encuentra el plan de despidos que dará a conocer este miércoles la Unión Europea y que afectará a 8.000 empleados del sector financiero español. Será el próximo 12 de diciembre cuando nuestro país reciba la ayuda de Bruselas para el rescate financiero valorado por el propio ministro de Economía, Luis de Guindos, en 37.000 millones de euros.

Eduardo Bolinches, director de Bolsacash, asegura que “La Caixa tiene un gran competidor en España que es el Banco Sabadell y por ahí van los tiros (de la operación). Aparte Caixabank es propietaria de Aguas de Barcelona y Banco de Valencia, de Aguas de Valencia”. Por otro lado, Bolinches destaca el interés del FROB, cuarta entidad por valor de activos, “en quitarse un marrón de encima” con la colocación de Banco de Valencia, una de las cuatro financieras intervenidas.

Precisamente la semana pasada se cumplió el primer aniversario de la intervención del Banco de Valencia, que pasó a manos del FROB tras una ampliación de capital de 1.000 millones de euros, lo que le dio el 91 por ciento del capital.


Objetivo 2: control sobre las aguas
Arrancamos por las cifras que ya hay sobre la mesa. Caixabank cuenta con una participación del 24,14% sobre el capital de Aguas de Barcelona, controlada en un 75,35% por Suez Environnement. En el caso de Banco de Valencia, su participación en Aguas de Valencia se eleva hasta el 30,34% integrado dentro del 60,68%con que cuenta Inversiones Financieras Agval, sociedad de la que forma parte la familia Calabuig con pleito con la Audiencia Nacional de por medio. (*Ver gráfico 'Aguas de Valencia' y 'Aguas de Barcelona'. Fuente: Caixabank, Banco de Valencia)

Entre los planes de Banco de Valencia al parecer se encuentra también la desinversión en Aguas de Valencia que supondría un ingreso de 60 millones de euros, frente a los números rojos del resto de sus participadas, en su mayoría inmobiliarias.

Pero, ¿encontrará Faine acomodo entre tanto asiento?Como destacábamos hace unos días en la Zona Premium de Estrategias de Inversión, el presidente de Caixabank es el ejecutivo que más sillas ocupa dentro de los Consejos de Administración entre las cotizadas. Así, Fainé está presente en las reuniones, además de Caixabank, de Repsol, Telefónica y Abertis.

Aunque no queda ahí. El segundo en el ránking es su mano derecha, Juan María Nin, consejero delegado de Caixabank, que tiene presencia en las reuniones también de Gas Natural y Repsol.












Cotización: momentum inversor

Las casas de análisis se llenan los bolsillos en los últimos tiempos de banca nacional, quizás porque esté barata, quizás también porque los números parece que se van aclarando. Los bróker de Carax Alphavalue recomiendan 'sobreponderar' los títulos de Caixabank con un precio objetivo de 2,95 euros.

No obstante el recorrido bursátil del 2012 no pasa por su mejor momento para ninguna de las dos entidades. Banco de Valencia se deja en bolsa un 70%, mientras que la entidad catalana ha perdido por el camino otro 28% en el Ibex 35

Javier Sánchez Barrio, de BPI, asegura que la Comisión Nacional del Mercado de Valores no paralizó la cotización de los títulos de ambas entidades dado que no se registraron importantes movimientos en el mercado. A pesar de ello, Banco de Valencia cerró este martes con una revalorización del 12,5% hasta los 0,18 euros por acción, mientras que Caixabank subió tan sólo un 0,61% hasta los 2.792 euros.

Bolinches, por su parte, lo tiene claro: “comprar Banco de Valencia y un décimo de Lotería de Navidad es lo mismo. No sé dónde puede parar este título y el interés responde más a probar fortuna que a otra cosa y es que valen 0,18 euros. Ni nos saca de pobres ni nos sacará de ricos tampoco”. Y alienta al FROB a, “una vez quitado otro banco de encima”, seguir hacia “otra patata caliente”.

COTIZACIÓN CAIXABANK & BANCO DE VALENCIA (FUENTE: YAHOO FINANCE!)