Confirmado. Tras horas de reunión entre los consejos de dirección de ambas entidades y del propio Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, éste ha adjudicado el Banco de Valencia a la entidad catalana presidida por Isidre Fainé por un euro -como ya sucediera con CAM y Banco Sabadell-. Es la segunda adquisición que realiza Caixabank, después de integrar a Banca Cívica, y por la que exigirá al Estado dinero público para recapitalizar la entidad vía Bruselas y un sistema de protección de activos. 

El Frob suscribirá una ampliación de capital de 4.500 millones en Banco de Valencia para después transmitir su participación en la entidad valenciana a Caixabank por un euro.

Según apunta el FROB, propietario de un 91% de Banco de Valencia, antes de la recapitlización los accionistas privados actuales de Banco de Valencia "soportarán las pérdidas en las que haya incurrido la entidad", tal y como establece el Memorándum del rescate europeo a la banca española. Estos inversores privados representan el 9% del capital social del banco nacionalizado.

Caixabank, con una cuota de mercado a nivel nacional del 16%, ampliará así su red de oficinas a la Generalitat Valenciana en una clara estrategia que trata de contrarrestar la influencia del Banco Sabadell en esta área geográfica después de que hiciera con la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM). 

¿Qué pasará a controlar Caixabank? Tiene por delante un proceso de saneamiento de la nueva entidad adquirida cuya profundidad depende en buena medida de la benevolencia del Estado. Los expertos coinciden en la 'presión' del Ejecutivo de Mariano Rajoy por adjudicar las entidades intervenidas a otras más solventes y es una carrera de la que parece haberse retirado BBVA, que ya se hizo con Unnim, y Bankinter, en principio, porque representaba una inversión de difícil encaje dentro de sus planes de negocio. El FROB asimismo concederá a Banco de Valencia un Esquema de Protección de Activos (EPA) que cubrirá el 72,5% de pérdidas derivadas de una "cartera de activos predeterminada" en los próximos 10 años.

El fondo reanudó la subasta de la exfilial de Bancaja, junto a la de Catalunya Banc, el pasado 16 de noviembre. El organismo dependiente del Ministerio de Economía había dado prioridad a la venta de Banco de Valencia ante su menor tamaño después de conocer las pruebas de resistencia elaboradas por la consultora Oliver Wyman. Banco de Valencia presentó entonces unas necesidades de capital de hasta 3.462 millones de euros en un escenario económico adverso o 'estresado'. 

Los últimos resultados empresariales presentados a cierre del tercer trimestre del año arrojan unas pérdidas de 389,4 millones de euros para Banco de Valencia, con lo que redujo en un 55,5% los 'números rojos' de 876,44 millones de euros que presentó en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Por su parte, Caixabank obtuvo un beneficio de 173 millones de euros hasta septiembre, un 79,5% menos que en el mismo periodo del año anterior. Estas cuentas incluyen dotaciones por 4.524 millones y ajustes de valoración con cargo a fondos propios sobre la cartera de créditos y adjudicados de Banca Cívica por 3.850 millones. La entidad ya da por finalizada la integración de Banca Cívica.

Esta es la segunda adquisición que protagoniza CaixaBank en los últimos meses en el mercado español, después de que el pasado mes de marzo anunciara la compra de Banca Cívica por 977 millones de euros, una operación por la que no requirió ayudas públicas y que convirtió al banco de La Caixa en la primera entidad financiera de España por activos (342.000 millones), depósitos (179.000 millones) y créditos (231.000 millones).

Y es, además, la segunda compra de una entidad valenciana por parte de un grupo financiero catalán, después de que Banco Sabadell se adjudicara en diciembre de 2011 Banco CAM también en subasta por un euro.

Precisamente la semana pasada se cumplió el primer aniversario de la intervención del Banco de Valencia, que pasó a manos del FROB tras una ampliación de capital de 1.000 millones de euros, lo que le dio el 91 por ciento del capital.
En principal accionista del banco, BFA-Bankia, vio diluida su presencia al 2,43%, al igual que pasó con la participación de las familias valencianas que tradicionalmente han formado parte del capital social de la entidad, y que ahora están agrupadas en la asociación Pro Banco Valencia.


¿Por qué la CNMV no intervino la cotización?

Javier Sánchez Barrio, de BPI, asegura que la Comisión Nacional del Mercado de Valores no paralizó la cotización de los títulos de ambas entidades dado que no se registraron importantes movimientos en el mercado. A pesar de ello, Banco de Valencia cerró este martes con una revalorización del 12,5% hasta los 0,18 euros por acción, mientras que Caixabank subió tan sólo un 0,61% hasta los 2.792 euros.

Las últimas recomendaciones de los bróker pasan por 'sobreponderar' los títulos de Caixabank con un precio objetivo de 2,95 euros por acción. 

No obstante el recorrido bursátil del 2012 no pasa por su mejor momento para ninguna de las dos entidades. Banco de Valencia se deja en bolsa un 70%, mientras que la entidad catalana ha perdido por el camino otro 28% en el Ibex 35

COTIZACIÓN CAIXABANK & BANCO DE VALENCIA, YTD (FUENTE: YAHOO FINANCE)