Lo tiene muy claro el columnista de MarketWatch; el próximo crash se producirá en unos meses. No hay vuelta atrás y, lo peor, en su opinión es que nadie en los mercados será capaz de anticiparse.

Paul Farrell es un carismático inversor colaborador habitual de MarketWatch. En su opinión el próximo desplome de las bolsas se producirá coincidiendo con las próximas elecciones en Estados Unidos, en 2016.

En su columna el inversor asegura que “usted escuchará como se acerca el crash, y lo hará muchas veces. Pero no actuará y no será capaz de salir de la bolsa a tiempo. Será peor: tal y como ocurrió en el 2000 y en el 2008, nuestros líderes en Wall Street y en Washington también escucharán las alarmas, pero no van a parar el crash”. De acuerdo con su artículo no lo harán porque ellos son la causa del próximo desplome de las bolsas.

En un artículo más acusador de lo que suele ser habitual, explica que “sus cerebros no están configurados para prevenir los crashes, sólo para provocarlos y limpiarlos después de que se produzcan. A los ciudadanos nos tocará volver a financiar los rescates, de nuevo”, asegura.

El experto explica que el próximo desplome de las bolsas se producirá en 2016 “porque el cerebro de Janet Yellen –la presidenta de la FED- está atrapado en el mismo dogma capitalista en el que lo estuvo el de Alan Greenspan por 18 y que lo forzó a confesar que no se percató de lo que llegaba a los mercados hasta que fue tarde, mucho más tarde después de que las bolsas perdieran una capitalización de 10 trillones de dólares. Lo mismo ocurrirá con Janet Yellen”, advierte Farrell.

Aunque en su opinión esta vez será peor. “Las pérdidas serán mayores que las de 2000 y 2008 combinadas”. El experto cree que el Dow Jones podría caer un 45%, hasta 10.000 puntos. Esto significaría volver a niveles de hace cinco años.

Dow Jones Histórico


Si quiere recibir alertas cuando estos valores cambien de ciclo bursátil, pinche aquí.