Es la regla de la vida. Cuando el nerviosismo llega a los mercados es tiempo de buscar refugio. Y el oro sabe lo que se hace. En el último semestre el metal dorado firma una performance mejor que la mayor parte de activos, para empezar, por encima de las bolsas europeas. ¿Compramos acciones u oro? Hay quien dice que si no se lanzan a adquirir esta commodity dentro de poco tiempo se arrepentirán de haberse quedado a un lado. 
 
Lo cierto es que el oro nos tenía mal acostumbrados. Su año 2013 fue particularmente negativo después del desplome vivido en tan sólo una quincena de junio, del día 9 de ese mismo mes en el que rozaba los 1.400 dólares hasta los 1.221 del 30 de junio, a diez dólares del mínimo anual marcado en diciembre en 1.212 dólares la onza.

Ahora, más que avanzado ya el mes de julio, el oro acumulaba una revalorización del 9,5% a cierre del primer semestre del año, sólo por detrás de la renta variable india que ya va por el 40% de subida, tal y como recordaba Ricardo Sánchez-Seco, especialista de fondos de inversión de la Zona Premium,y de los REITs estadounidenses(Real Estate Investment Trust), inversiones inmobiliarias básicamente.

La subida del metal dorado deja muy atrás, por lo tanto, tanto al mercado high yield de bonos –históricamente protagonista de elevadas rentabilidades- y, por supuesto, a la renta variable europea.

Son datos elaborados por el afamado World Gold Council que publica cada semestre un interesante informe sobre la situación del oro. Este organismo, de hecho, barre para casa al asegurar que este activo cumple a la perfección un doble rol en los mercados que conocemos actualmente: permite diverfisicar las carteras y protege frente a “conatos de inestabilidad”, según destaca José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citi en España, y uno de los privilegiados en tener acceso a este documento.

COTIZACIÓN ORO


Stocks or gold?
Es lo que se pregunta Chris Ciovacco, analista de la estadounidense Investing.com, considerando “los comentarios alcistas” que priman últimamente en los mercados sobre el metal dorado. “¿Debemos considerar el oro por encima de las acciones?, reflexiona. Al parecer la respuesta ha variado claramente en la última semana y media, pero ¿qué sucedido para ello?

Este mismo lunes el mayor ETF del mundo de oro, el SPDR Gold Trust caía un 2,4%. Hasta aquí todo ‘normal’ si no fuera por el volumen con el que lo hizo. Y es que, destaca el experto, si en un día normal de negociación este fondo cotizado mueve alrededor de 6,1 millones de contratos, en tan sólo las tres primeras horas del lunes se intercambiaron más de 7 millones de contratos de manos, según Bloomberg. “Ha sido la mayor caída del oro en, como mínimo siete meses debido a las preocupaciones que está planteando una crisis bancaria en Portugal”, firmaban los expertos de The Montley Fool. Al tiempo que sucedía esto los bonos lusos a diez años experimentaban su mayor subida dentro de la “especulación del último mes”. ¿Ha dejado de considerarse el oro un activo refugio? Sin duda, si alguien cree que esta commodity es la única vía para drenar toda la liquidez que han inyectado los bancos centrales en el mercado erra el tiro…

“El oro ha sido dado por muerto”, recuerda Robert Baillieul, analista para The Montley Fool. “Gracias a una recuperación económica sin brillo, con la inflación relativamente moderada... Los inversores no están interesados en la compra de metales preciosos cuando pueden obtener mayores rentabilidades en acciones o bonos”, opina el experto. La cuestión es prever si estamos ante un cambio de tendencia.

Bank of America Merrill Lynch ha mejorado ligeramente su previsión para el dorado de cara a este año hasta el nivel de los 1.308 dólares la onza, frente a los 1.298 dólares anteriores.

Otra casa de análisis, en este caso nacional, como es Inversis Banco ve al oro por encima de los 1.340 dólares la onza “buscando el nivel de los 1.400 dólares”. Gabriela Vara, responsable de CFDs y divisas de la casa, reconoce asimismo que el oro es un buen activo para temporada estival. Se sabe comportar. “Es un buen activo en el que estar en los meses de julio y agosto".

Goldman Sachs, sin embargo, ha actualizado su previsión esta misma semana y prefiere mantenerse a la baja con un recomendación de venta para el año y con un precio objetivo en 1.050 dólares por onza.


Los hedge funds, comprando
Quizás los dueños de los grandes fondos de inversión también quieren irse de vacaciones y para estar tranquilos… ya saben lo que toca. La cuestión es que varios medios estadounidenses han filtrado el desembolso de 120 millones de acciones en la minera más importante de Canadá, Barrick Gold, por parte del magnate George Soros que está a la que caza.

No es el único y, de hecho, estos mismos medios destacan cómo compañías como Yamana Gold, Goldcorp y Agnico Eagle Mines han visto incrementar en pocos meses la presencia en su accionariado de hedge funds. Si el rally del oro mantiene su curso, la estimación es que mineras como estas cotizadas en el NYSE pudieran doblar sus beneficios este ejercicio.

Por otro lado, fondos cotizados como el SPDR Gold Trust, que se anota un 7% de subida en el acumulado anual, y el SPDR Gold Shares, con otro 6% de ganancias, ha repercutido la subida del metal dorado.

Otro ejemplo. La minera Rio Tinto suma más de un 8% en el último mes dentro de la bolsa estadounidense.