Al profesor de la R.H. Smith School of Business no le caben muchas dudas. Al actual mercado alcista de Estados Unidos le queda aún mucho recorrido por delante, a pesar de las altas valoraciones de la bolsa. El S&P 500 podría superar los 2.500 puntos, en su opinión.


En un artículo en MoneyNews, Morici afirma que “la bolsa cotiza en niveles récord. Pero el actual bull market podría subir fácilmente otro 25% más, a pesar de la ralentización de la economía fuera de Estados Unidos”.

De hecho, el experto afirma que la mala salud de otras economías avanzadas se debe sobre todo a problemas que probablemente no se afrontes. Explica que en Europa están atenazados por la moneda única y que a Japón le pesa la baja natalidad. Por si fuera poco, acusa a los dos territorios de estar regidos por un mercado laboral inflexible y férreas regulaciones empresariales.

Esas condiciones, explica Morici, son las que han obligado a los inversores japoneses y europeos a buscar alternativas en mercados de fuera de sus fronteras, y los favoritos siguen siendo Estados Unidos y China, “donde la economía y los beneficios siguen creciendo”, asegura. Los objetivos preferidos, en opinión del profesor son las multinacionales estadounidenses y las compañías chinas que cotizan en Wall Street y otros mercados extranjeros.

“El Banco de Japón y el fondo de pensiones de ese país están comprando acciones extranjeras. Con el envejecimiento de la población japonesa, sus líderes están empezando a financiar las futuras pensiones y no sólo pueden hacerlo con empresas japonesas solamente, sino que también en Estados Unidos”, explica Morici.

”Al mismo tiempo la tecnología digital permite a emprendedores chinos y estadounidenses a crear empresa competitivas como Google y Uber, con poco capital y rápido crecimiento”, asegura el experto en su artículo.

Explica Morici que las grandes empresas estadounidenses cada vez requieren menos capital para seguir siendo competitivas, crecer y generar muchos miles de millones en cash. “Junto con los gestores ellos están subiendo los precios al adquirir compañías jóvenes cuyos fundadores buscan efectivo en sus etapas iniciales para después recomprar parte de sus propias compañías”.

En su opinión, son todos esos los motivos que han llevado a las bolsas a sus records actuales y lo que ha rebajado la rentabilidad de los bonos soberanos.

Asegura Morici que el beneficio medio del S&P 500 está creciendo un 5,2% mientras que la rentabilidad del treasury es de apenas un 2,3%.

“Los inversores siguen cautelosos ante la posibilidad de que la FED pueda subir los tipos de interés, lo que subiría la rentabilidad de los bonos, restando atractivo por las acciones en 2015, aunque la debilidad de Europa y Japón, además de los riesgos geopolíticos en Europa de Este y Oriente Medio podría rebajar el entusiasmo de la FED por unos tipos de interés a largo plazo más altos”, afirma.

Asegura Morici que el S&P 500 cotiza a un PER de 19,20 veces, pero que si se tienen en cuenta los beneficios esperados para 2015, esa cifra caería hasta 16,90 veces. “En los últimos 25 años, el PER ha tenido una media de 18,9 veces, y cuando el índice cruzó por primera vez la cota de los 1.000 puntos en 1998 el PER era de 225 veces”, comenta el economista.

”Un ratio PER de 25 veces es un objetivo razonable, incluso aunque la FED suba los tipos en 2015, y eso podría llevar al S&P 500 por encima de los 2.500 puntos”.

S&P 500 desde enero

S&P 500 desde enero
Fuente: Bloomberg

Si quiere recibir alertas cuando el S&P 500 cambie de ciclo bursátil, pinche aquí.