Los expertos de la firma han comenzado a seguir a un sector que muchos señalan como la nueva burbuja y que en los últimos días han protagonizado fuertes caídas.
 
En los últimos 3 años las expectativas del sector han subido agresivamente gracias a la visibilidad sobre futuros medicamentos de estas compañías. Los analistas de Morgan Stanley estiman que las ventas podrían duplicarse desde “175.000 millones durante los últimos 5 años a 335.000 millones en los próximos 5 ejercicios”, explican en la entidad.

Además, apuntan que “los cashflows también se esperan que tripliquen desde 31.000 millones a 95.000 millones”. Sin embargo en Morgan Stanley reconocen que “el sector lo ha hecho 2,3 veces mejor que el S&P500 y, por tanto, nos parece que mucho ya está recogido en precio”.

En el sector los analistas afirman centrarse en “dos ideas que pensamos que aún tienen potencial alcista”. Su principal apuesta sería Biogen “gracias al pipeline de Tecfidera y Hemofilia en Europa”. Los analistas también señalan Amgen “ya que pensamos que tiene cash flows estables con poco riesgo en el pipeline”, apuntan. Con todo, todo el sector tiene la recomendación de neutral.

Aunque han iniciado también la cobertura de otras cuatro compañías: Celgene, Gilead Sciences, Pharmacyclics y
evolucion biotecnologicas


Las acciones de biotecnología han protagonizado grandes caídas durante las últimas sesiones, lo que ha llevado a que algunos inversores hablen de la posibilidad de que en el sector se haya formado una nueva burbuja.

Los analistas de JP Morgan no reconocían esta posibilidad y el pasado lunes decían que ”el sector de mantenía atractivo en términos de valoración/pipeline y perspectivas de crecimiento, fundamentalmente entre las empresas de gran capitalización”.

Los expertos de la firma aseguraban que la diferencia de revalorización en los últimos tres años se basaba en el diferencial de crecimiento de los negocios en este tiempo. Así, pues reconocían que la media de crecimiento anual del beneficio en los últimos tres años de las 10 principales empresas del sector era de 4,5 veces, mientras que ese ratio era de 3 veces en el caso del S&P 500.