Donald Trump sigue dando pasos  para reformar todo lo que ha hecho el anterior gobierno demócrata; el pasado viernes metió mano en la liberación de la regulación del sistema financiero.  ¿Va a afectar positivamente esto a los bancos en bolsa?
 
A finales de la pasada semana, Donald Trump inicio el proceso para revisar la conocida como Dodd- Frank Act, la ley que se aplica sobre las entidades financieras. Esta norma se aprobó en julio de 2010 bajo la administración Obama y tenía un objetivo claro, que las entidades financieras no asumieran riesgos excesivos y tenía como precedente la crisis subprime que había hundido al sector y a la economía dos años antes. Lo que quería esta ley era impedir que se produjese otro “Lehman Brothers”.

Entre los muchos desarrollos que tenía esta ley se impedía que los bancos apostasen en el mercado con fondos propios y se les pidió que dividieran el negocio minoristas del de banca de inversión.  El propio Trump decía el viernes que "vamos a recortar mucho de la ley. Tengo amigos que no pueden hacer crecer a sus empresas debido a que los bancos no quieren prestarles dinero a causa de las reglas y controles de la ley Dodd-Frank". La regulación –excesiva en opinión del nuevo de presidente- ya había sido puesta en entredicho durante la campaña y, finalmente, ha decidido abordar su reforma.

Sin embargo, la derogación no podría ser tan fácil. Explican los expertos que la Dodd-Frank solo puede ser eliminada por el Congreso, según publicaba el WSJ.  Aunque no se sabe aún cuál es la propuesta que va a llevar a cabo el nuevo gobierno, lo cierto es que la desregulación no va a ser muy popular entre las filas demócratas y quizá tampoco entre algunos republicanos.

Más allá de los costes en los que podrían volver a incurrir los bancos americanos para volver a actualizar todos sus sistemas y sus protocolos a esta nueva ley, lo cierto es que hay expertos que creen que este paso de Donald Trump podría beneficiar a algunos bancos.

Radiografía de los bancos americanos
Algunos expertos consideran que si el nuevo ejecutivo es capaz de sacar una nueva ley adelante, podríamos ver una ronda de revisiones al alza de los beneficios por parte del consenso. No hay que olvidar tampoco que estamos en medio de un proceso de normalización monetaria y que este año podrían producirse dos o tres subidas de los tipos de interés, si el consenso no se equivoca.

Esto podría beneficiar, sin duda, a la mayor parte de las entidades financieras, sobre todo a aquellas con unos menores márgenes de intereses y rentabilidad.  La firma con un mayor ROE es US Bancorp, seguido de Wells Fargo. La firma con una rentabilidad más baja es
roe y tier


Si tal y como se espera continúa la mejora del crecimiento económico y la creación de empleo, quizá podríamos ver un mayor crecimiento de las hipotecas y del consumo, lo que también redundaría en mejoras para el negocio de la industria.

También podríamos ver una expansión de los márgenes. En estos momentos el crecimiento del margen de intereses está liderado por US Bancorp y el que más sufre es Morgan Stanley, según los datos de Facset.

Margen


Las expectativas de las subidas de tipos de interés del año pasado han hecho que el bancario se convirtiera en 2016 en uno de los más rentables para los analistas. En doce meses –teniendo en cuenta que hace un año estábamos en plena corrección-, todas las entidades suben con fuerza. Morgan Stanley en estas 52 semanas se ha apreciado más de un 80%.

bancos americanos un ejercicio


Esto ha provocado un estrechamiento de las valoraciones, ahora mucho menos generosas.  La más cara si se mire el precio/ valor en libros es US Bancorp que cotiza a más de 2 veces. Las más baratas bajo esta métrica serían Bank of America y
valor en libros


Tras la victoria de Donald Trump
La promesa de la desregulación ha provocado que tras la victoria de Donald Trump, estas entidades  hayan subido todas en bolsa. La que mejor lo ha hecho ha sido Bank of America, que se ha revalorizado más de un 24% desde el 10 de noviembre hasta hoy.

Gráfico desde Trump


Por el momento, de todas las grandes entidades financieras a la que más potencial le queda es Bank of New York Mellon, que podría subir más de un 12% desde los niveles actuales, tal y como se puede ver en el siguiente gráfico.

Potencial


El consenso de analistas aconseja sobreponderar a todas en sus carteras, salvo a Wells Fargo y US Bancorp.

QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“¿Quiere invertir por dividendos? Jefferies le aconseja apostar por estas empresas”