Los directivos más importantes de los blue chips españoles han visto reducidos sus honorarios en el último año, pese a que las cuentas de sus compañías mejoraron claramente con respecto al ejercicio anterior. En total, 12 millones menos cobraron entre todos (prácticamente el sueldo de Pablo Isla). Además, casi todos los presidentes y CEOs cobran el grueso o todo su sueldo en efectivo.
                                                                       
Ya se han hecho públicos los honorarios de los máximos directivos de las cinco empresas más grandes de este país: Santander, BBVA, Telefónica, Inditex, Iberdrola y Repsol. Nos hemos fijado en cuánto cobran en los puestos más elevados de estas compañías y llama la atención que casi todos han visto reducido su sueldo.



Los recortes más llamativos los encontramos en Telefónica. La operadora, que está atravesando un bache por su elevada deuda y se afana en realizar desinversiones y acelerar la captación de capital vía emisiones de deuda o salida a bolsa de O2. Así pues, “Paco ha llegado con las rebajas” también a los sueldos de los directivos. Así, vemos que César Alierta, que el año pasado era el máximo mandatario de la operadora, ha cobrado un 87% menos en 2016 o, lo que es lo mismo, 7,82 millones menos (de los 9 millones que se embolsó en 2015, ha pasado a ganar 1,17 millones en 2016) aunque esta retribución también va aparejada a la reducción de funciones, pues ha pasado de ser presidente a consejero, aunque sigue cobrando íntegramente en efectivo, mientras que mantiene un 0,129% del capital de Telefónica.

No obstante, José María Álvarez-Pallete, que un año antes era el CEO de Telefónica, al convertirse en presidente también cobró menos. Justo hace un año por estas fechas que este madrileño relegó a Alierta a la cabeza de la compañía, pero aun así ha cobrado un 19,35% menos, en concreto 5,36 millones, frente a los 6,65 millones de un año antes. Como su predecesor, también cobró todo en efectivo, nada en especias, aunque posee un 0,036% del capital de la empresa tras duplicar su inversión en diciembre.
 

Entre los directivos de las más altas esferas del Ibex 35 sí que han visto aumentada su retribución el CEO de BBVA, Carlos Torres Vila y el CEO de Repsol, Josu Jon Imaz. El segundo de a bordo de BBVA cobró 616.000 euros más el último año, hasta los 4,426 millones de euros, repartidos entre los 3,244 millones en efectivo y los 1,182 millones de euros en acciones del banco. En cambio, su presidente, Francisco González, dejó de cobrar en el mismo periodo 650.000 euros. Esto ha acercado el sueldo de ambos directivos. Así, González cobró en 2016 4,92 millones y Torres Vila 4,43 millones.


Josu Jon Imaz cobró 95.000 euros más en 2016. Su retribución que quedó a las puertas de los 3 millones de euros y toda íntegramente en efectivo. De hecho, el CEO de Repsol posee sólo un 0,009% del capital de la petrolera tras haber aumentado ligeramente su peso en el accionariado a finales de febrero.  
 

El directivo que más cobra de entre las grandes del Ibex 35 es el presidente y CEO de Inditex, Pablo Isla, pese a que se ajustó el sueldo en el último año, cobrando 1,8 millones menos, concretamente 10,32 millones, repartidos casi 7 millones en efectivo y 3,4 en títulos.

En cambio, Amancio Ortega, con una remuneración casi testimonial de 100.000 euros, cobró lo mismo que el año anterior e íntegramente en acciones, pues ya posee un 59,294% del capital de la textil y recibir más títulos sería un problema en términos de free float.
 

El segundo alto rango de los blue chips mejor pagado es José Ignacio Sánchez Galán, presidente y CEO de Iberdrola, quien se embolsó 9,35 millones el ejercicio pasado, 6,15 millones en efectivo y 3,2 millones en acciones. Esta retribución en especias le ha llevado a alcanzar un 0,125% del capital de la eléctrica.
 
La única mujer que encontramos en la directiva de los blue chips es Ana Patricia Botín y se convierte en la cuarta persona mejor pagada de este ranking, tras haber recibido en 2016 unos 7,4 millones de euros, un 1,67% menos que un año antes, en su puesto de presidenta del Banco Santander.