Cuando parecía que lo peor había pasado y que los procesos de fusiones y adquisiciones entre entidades habían finalizado, se abre una nueva etapa para acabar de reconformar el mapa bancario español. Los expertos nos avisan de que estamos ante una nueva ola de fusiones y adquisiciones pero, ¿quién moverá ficha en este tablero?

BANCO SANTANDER
Banco Santander quiere ser aún más grande y mira al otro lado del charco con ansias de expandir su negocio en Brasil. En este sentido habría ofrecido a HSBC 3.600 millones de euros por su filial brasileña y, es que, las vicisitudes por las que está pasando el banco chino son vistas por Santander como una oportunidad para expandirse por el mercado carioca que, hoy por es el que más beneficios aporta al grupo (un 20% de la tarta total). Recordemos que ésta no es la primera vez que Santander y HSBC están en conversaciones, pues a finales de 2013 la entidad española compró a HSBC el 8% del chino Bank of Shanghai por unos 470 millones de euros.

Pero Santander no se conforma sólo con Brasil, también pretende engordar su estructura dentro de Europa, concretamente en Portugal. De hecho, en marzo presentó una oferta para quedarse con Novo Banco, la tercera mayor entidad financiera portuguesa resultante de la escisión del colapsado Banco Espírito Santo, para anexionarlo a su filial lusa Santander Totta


BBVA
Como "a aguas revueltas, ganancia de pescadores", no sólo Banco Santander ha visto un filón en las penurias por las que está atravesando HSBC, también BBVA ve oportunidades de comprar activos al banco chino. En este sentido, HSBC ha confirmado que en breve se irá de Turquía, país en el que BBVA tiene una importante presencia a través de Garanti, entidad de la que posee un 40%. La apuesta de BBVA por Turquía forma parte de su estrategia de diversificación, con especial hincapié en los mercados emergentes. Y, si bien es cierto que las tensiones políticas por las que atraviesa actualmente el país no lo hacen apetecible, en el largo plazo BBVA cree que Turquía tiene un enorme potencial de crecimiento y bancarización.


BANCO POPULAR
Banco Popular se ha intentado mantener a flote de forma independiente contra viento y marea, pues no podemos olvidar la enorme ampliación de capital por valor de 2.500 millones que hizo en 2012 para solventar su déficit sin tener que acudir a un rescate público o a su canibalización. Sin embargo, parece que Popular no las tiene todas consigo. De hecho, hace unas semanas Fitch rebajaba el rating de la entidad en dos escalones (de BB+ a BB-) porque consideraba que si algún día necesitara ayuda estatal, no la recibiría. Teniendo en cuenta esto, hay expertos que consideran que no descartan que Popular acabe siendo comprado por otra entidad mayor. Así, José Lizán, gestor de SICAVs de Auriga SV, indica que “Popular está en tierra de nadie en tema de capital y solvencia. O es absorbida, o hace como Sabadell y compra activos fuera, ampliando capital para ello, y para limpiar balance”.


BANKIA
Evidentemente Bankia no va a fagocitar ninguna otra entidad, bastante tiene con acabar de asentar las bases de su propio proyecto inicial. Sin embargo, lo que sí va a hacer es “operación bikini” pues continuará con su programa de desinversiones. En este sentido Bankia está pendiente de cerrar definitivamente y en breve la venta de su filial de Miami, City National Bank of Miami, al grupo chileno BCI. Bankia lleva dos años esperando que la FED autorice la venta al grupo financiero chileno BCI. Esta transacción le podría reportar unas plusvalías de 180 millones de euros. Pero, temiendo que la FED no se pronuncie pronto, la directiva de Bankia ya ha valorado convocar un nuevo concurso, pues esta desinversión entra dentro de los compromisos asumidos para recibir la ayuda pública de 22.000 millones que le brindó el Esatdo para la recapitalización del grupo BFA- Bankia.


LIBERBANK
Liberbank se encuentra en un verdadero cruce de caminos. Los expertos barajan dos posibilidades para la entidad resultante de la fusión de Cajastur, Caja Extremadura, Caja Cantabria y Caja Castilla-La Mancha: por un lado, creen que Liberbank podría lanzarse a la caza y fusionar más entidades bajo su insignia; por el otro, no faltan los expertos que piensan que Liberbank será absorbida por otro gran grupo bancario español. Con respecto a esta última posibilidad, suena con fuerza el nombre de Caixabank. La entidad catalana tendría en Liberbank una puerta para expandirse por la cornisa cantábrica. Precisamente en una entrevista concedida a nuestra revista, el director de relación con inversores de Liberbank respondía así a la pregunta de si la entidad podría ser opada “creemos que todavía queda mucho camino por recorrer. Hemos pasado de un período de restructuración muy duro en el que se ha llevado a cabo un esfuerzo muy importante por parte de los empleados, clientes y accionistas. Hemos saneado el balance, hemos recapitalizado el banco dos veces y hemos salido a cotizar. Ahora el foco es 100% comercial”.


BANCO SABADELL
Parece que la entidad catalana se ha salvado de ser comida porque se ha adelantado a engordar su esqueleto. Así pues, hace tres meses sorprendía al mercado anunciando la compra de TSB a Lloyds. De hecho, lo hacía cargando sobre las espaldas de los inversores una ampliación de capital de 1.600 millones de euros. Así, Sabadell optaba por arriesgar y expandirse por el mercado internacional y maduro. No obstante, esta apuesta ha sido valorada de forma positiva con un horizonte de medio y largo plazo: “nos mantenemos en la idea de que la operación a medio - largo plazo es positiva en la medida en que permite a Sabadell mejorar su estructura geográfica, al margen de su exposición a EEUU (8,5% del beneficio neto del grupo en 2014). Sin embargo, la integración y migración tecnológica en un mercado como el británico con cambios regulatorios como principal riesgo hace que el proyecto sea ambicioso. Valoramos positivamente que la operación no vaya a suponer un deterioro de los ratios de capital actuales de la entidad”, indican los expertos de Renta 4.