Después de que se produjera la mayor salida a bolsa de la historia ahora la cuestión es cuáles son las compañías del sector tecnológico que más desean los inversores.

La calma después de la tempestad. La sensación de tranquilidad después de la OPV de Alibaba se ha trasladado a los inversores. Casi todo el mundo siguió con atención el ajetreado primer día en Wall Street de la compañía de comercio electrónico china, que llegó a subir más de un 37%.

Pero eso ya ha quedado registrado en la memoria de todos los agentes del mercado. Ahora toca pasar página y ver cuáles son las otras compañías con posibilidades de cotizar dentro del mercado norteamericano, sobre todo dentro de la industria tecnológica, que es la que más dinamismo está acaparando en los últimos años. Como ejemplos se encuentran las OPVs de Facebook, Twitter o Zynga, que se han producido en los últimos años.

OPVs Wall Street


Lo que se pregunta el mundo inversor es qué tipo de empresas son más reconocidas en el mundo tecnológico. Es decir, cuáles son las que tienen un tipo de negocio en crecimiento al igual que consolidado y pueden optar a entrar dentro del panorama bursátil. La lista cada vez se hace más grande pero, en general, se pueden subrayar a cinco firmas en particular.

La primera de todas ellas es Snapchat. Esta empresa se dedica a la mensajería instantánea que da la capacidad a los usuarios de compartir fotografías, vídeos, que después pueden ser automáticamente eliminados. Esta aplicación ha tenido un éxito más que consolidado en el público juvenil.

En los últimos tiempos ha recibido ofertas de compra. Primero de Alibaba, pero después rechazó hasta 3.000 millones de dólares por parte de Facebook y, más adelante, Google puso sobre la mesa 4.000 millones de dólares que los directivos de la compañía declinaron. Se puede decir que es una de las más deseadas de adquirir. Y también de cotizar.

De momento no genera ingresos y por eso podría lanzar su OPV para ponerse en valor y comenzar a explotar su modelo de negocio. Si se maneja entre las cifras ofrecidas, su salida a bolsa podría ser una forma de impulsar su modelo de negocio y podría superar los más de 1.000 millones de dólares que levantó en su día Google.

Asimismo, otra de los negocios que podrían entrar en el juego de Wall Street podría ser Airbnb. Su área de negocio abarca lo que denominan sharing economy, o economía compartida. Permite a los usuarios encontrar sitios de alojamiento temporal en multitud de emplazamientos.

Recientemente, se la valoró en más de 10.000 millones de dólares, aunque su CEO y fundador, Nathan Blecharczyk, aseguró que no tenía ninguna intención de lanzar su OPV. Por el contrario, los analistas coinciden en que eso será cuestión de tiempo. Esa posibilidad de captar capital en los mercados podría hacer alejar a sus más directos rivales y hacer que obtenga más recursos.

También, Dropbox es una de las firmas más conocidas por los usuarios de la tecnología y que acapara gran atención por el entrono inversor en cuanto a su posible salida a bolsa. Es uno de los servicios más conocidos del negocio de la nube. De hecho, llamó la atención de hasta el mismo Steve Jobs, que quiso fichar a sus dos fundadores. Algo a lo que estos se negaron.

Apostaron por dar continuidad a su negocio y a día de hoy cuenta con más de 300 millones de usuarios. La compañía sí tiene consolidado su modelo de crecimiento y recientemente contrató a un equipo experimentado en OPVs. Un hecho que hace que crezca la posibilidad de su salida inminente a bolsa.

De entre las que son las más esperadas está también Jawbone. Es una empresa que está a la vanguardia de la tecnología portátil. Hasta el punto que ha expandido su operatividad hasta incluso a altavoces que funcionan por bluetooth.

En estos momentos factura en un periodo de 12 meses unos 600 millones de dólares, mientras que la última valoración de la empresa fue de unos 3.000 millones de dólares. Su posible cotización en Wall Street haría que el poder de esta compañía se viera acercentado.

En última instancia no hay que dejar pasar de largo a Uber. Desde los 330 millones de dólares en los que se la valoró en 2011 a los 18.200 millones de dólares de su última valoración, la firma tecnológica ha sufrido un avance empresarial importante, operando ya hasta en más de 130 ciudades de todo el mundo.

La empresa sigue queriendo acaparar más recursos para seguir con su política de expansión y muchos expertos analizan que la manera más efectiva es lanzando su OPV, aunque la junta directiva es algo que ahora mismo no sopesa con gran ahínco. Es algo que tienen en su agenda, pero a más largo plazo.