Manuel Arroyo, director de Inversiones de JP Morgan Asset Management para España y Portugal, reconoce que los inversores están volviendo a comprar renta fija porque "no quedan más opciones" en renta variable. Desde su gestora apuestan por una cartera diversificada dando una mayor ponderación a la bolsa europea y estadounidense. 
 
¿La falta de un crecimiento considerable de beneficios empresariales no hace cara a la bolsa?
“Nos gustaría ver beneficios para soportar a las bolsas. No contábamos con apreciación de las bolsas, de hecho, sino con crecimiento de beneficios. No se puede decir que estén caras, sino que se encuentran en la media histórica.

Hasta que no veamos que ese tipo de deuda nos paga rentabilidades reales y atractivas vamos a seguir apostando por la bolsa porque no hay alternativas.

Hay que tener en cuenta que la economía europea se está recuperando y con mayor crecimiento las compañías deberían hacerlo mejor y generar más beneficios”.

USA ¿Qué sorpresa positiva hará subir aún más a la renta variable?
“En Estados Unidos es igual y deberían tirar los resultados empresariales. Desde el punto de vista macroeconómico, hemos visto cómo el primer trimestre ha sido decepcionante, pero ya estamos viendo cómo en abril los ISMs apuntan a ser mucho mejores.

La clave van a ser los resultados empresariales, un poco más bajos que en Europa, bajo nuestra opinión, pero este es el año que debemos ver crecimiento de resultados”.

Asegura que ‘hay gente que está volviendo a la renta fija, pero aconsejan tener cuidado con el high yield ¿Dónde invertir?
“La inversión en renta fija debe ser desde una filosofía flexible y ser consciente del riesgo de duración. Lo que estamos recomendando es mantener inversiones a corto plazo, con vencimientos cortos y, sobre todo, dentro de la renta fija apostar por crédito, donde las compañías tienen mucha liquidez con mora en mínimos. Es un activo que ha corrido muchísimo, con diferenciales en mínimos históricos, y hay que ser muy selectivo. Donde aún vemos oportunidades es en high yield dentro de la categoría B y, con cautela, en triple C”.

¿Pronostican un QE por parte del BCE para este mes o para junio?
“Las probabilidades de que el BCE implemente un plan de compra de deuda son mucho más elevadas ahora que hace un año. Es una posibilidad teórica y algo que están contemplando, pero este jueves nos parece un poco pronto para que anuncien alguna medida en ese sentido.

En junio probablemente tengamos más probabilidades de que sean más transparentes respecto a este plan, pero es una medida difícil de implementar. Se tendría que hacer a través de deuda privada y es un sector con reducida liquidez… No descartamos que en esta reunión digan algo, pero si finalmente se decide hacer un plan será una cuestión de medio plazo”.

Hablan de una cartera diversificada. ¿Qué porcentaje destinarían a cada tipo de activo?
“Un perfil de una persona con riesgo equilibrado hablaríamos de un peso del 60% en renta variable y 40% en renta fija, donde incluiríamos bonos convertibles y high yield. Un fondo para ello es el Global Income Fund (de JP Morgan AM). En definitiva es buscar oportunidades en todos los activos y ahora mismo el mayor peso se lo damos a la bolsa”.