Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, explica como se encuentra el panorama actual con la devaluación del yuan, cómo se encuentra el mercado de divisas, y las oportunidades para invertir ahora.
Nos encontramos en un clima de convulsión en el mercado de divisas. Sobre todo, con la reciente devaluación del yuan. Pero todavía podría ir más allá… ¿Cree que con la subida de tipos en Estados Unidos la guerra de divisas podría quedar descompensada? ¿Qué previsión tienen en relación al dólar con respecto a otras monedas para cuando esto se produzca?

Diría que estamos en una etapa bastante convulsa y bastante imprevisible. Se puede afirmar que nos encontramos ante una crisis china, y lo que falta por determinar es el alcance y la duración de esta crisis, pero tenemos últimamente el estallido de la burbuja de la bolsa china y después este empeoramiento de los datos macroeconómico, sobre todo de exportaciones, que han motivado de nuevo una depreciación del yuan. Ayer tuvimos nuevas bajadas de la bolsa china. Todo esto mezclado con la sensación de que China se desacelera y que el gobierno está reaccionando en una vorágine que está transmitiendo más atención a este problema. Es una crisis muy previsible. China es un experimento. No tiene margen para que crezca a los ritmos que hemos conocido. Es un país que se rige por parámetros distintos a otros países occidentales. Es difícil saber lo que va a pasar. No es como cuando la crisis de Grecia, que se sabe que va a terminar cuando exista un acuerdo entre acreedores y Grecia para un rescate. O la crisis de Rusia y Ucrania. Estamos ante una crisis con un potencial enorme pero un futuro incierto. No sabemos hasta qué punto tiene este conflicto.

La otra pata de los mercados es el movimiento de la Reserva Federal. Hoy vamos a conocer las actas de la última reunión. Las de la reunión anterior no fueron demasiado aclaratorias. Sigue teniendo una ambigüedad. Aproximadamente los futuros sobre fondos federales dan un 50% de posibilidades de que en septiembre suban los tipos. Pero hay otro 50% de posibilidades de que esa decisión de postponga. Lo que hemos visto últimamente con el yuan reduzcan esas probabilidades de las subidas de tipos en septiembre. En cualquiera caso, el dólar a medio plazo va a subir con respecto a todas las divisas, no cabe duda. Si se aplaza la subida de tipos a diciembre podría haber una pequeña bajada del dólar a corto plazo en todos los cruces, pero en el momento en el que nos acerquemos a finales de año va a volver a subir. ¿Sobre la guerra de divisas? Lo que hemos visto con el yuan abre una nueva etapa de este conflicto.

Ya se lleva mucho tiempo hablando de la paridad del euro con respecto al dólar. Por lo pronto, el 1,10 parece ser como la referencia de estos momentos. ¿Piensa que se terminará por producir esa paridad cuando se suba el precio del dinero en Estados Unidos o incluso que el euro esté por debajo del dólar por los tipos bajos en Europa?

Sí, creo que esa paridad se va a alcanzar. El tema es precisar con exactitud cuándo. Creo que se va a alcanzar seguramente durante la primera mitad del próximo año. La cuestión es saber si va a ser en enero o en febrero, o más bien en abril o mayo. Todo dependerá de cuándo se producirá esa subida de tipos de interés. Si se produce en septiembre, pienso que podríamos tener una segunda subida de tipos en enero. Y ya con unos tipos en Estados Unidos entre el 0,5% y el 0,75% eso empujaría el par a la paridad. Creo que esto se produciría en la primera mitad del año que viene si bien se atrasa esa subida de tipos, podríamos movernos entre primera mitad y segunda mitad del año que viene.

¿Cómo influirá la devaluación del yuan, en general, en los mercados europeos y americano en el medio y largo plazo?

Está afectando negativamente. Esto es obvio. Pero no solo el yuan. Lo pondría en un contexto de cuestiones un tanto extrañas que están sucediendo con la economía china y sus activos cotizados. La depreciación del yuan no es sino un paso más que hay que sumar al estallido de la burbuja de los mercados al tensionamiento del mercado interbancario, que sacudió por ejemplo al cobre el año pasado. También, al hecho de que algunas empresas chinas inmobiliarias hayan quebrado. En general, a toda una serie problemas que está habiendo entre China y sus activos. Afectará de manera negativa. A los índices bursátiles occidentales les interesa que el yuan se aprecie. Existe esa correlación que se ha montado durante las últimas semanas de que depreciaciones de la divisa china provocan fuertes caídas de las bolsas europeas. Si se producen apreciaciones del yuan, cosa que no veo demasiado probable, la bolsas europeas reaccionarían positivamente. Es una correlación nueva que existe.

Pasando a hablar del mercado español… Estamos observando como hay muchos valores que están en nivel de soporte con la volatilidad reciente. ¿Considera que es buen momento de comprar acciones en soporte para invertir de cara a septiembre?

Como digo estamos en un momento muy complicado. Posiblemente uno de los momentos más complicados del año porque estamos en una crisis que no es previsible. Hay una gran diferencia con respecto a otras crisis que han azotado al mercado este año. Sería muy difícil establecer si son buenos niveles de compra ahora, porque no sabemos si estamos ante mínimos relativos y vamos a subir, o si por el contrario vamos a seguir cayendo. Creo que la inercia de fondo del mercado sigue siendo alcista. Si bien esta crisis está deteriorando mucho esa senda alcista. En las últimas 4 o 5 sesiones hemos visto el patrón de que finalmente las bolsas europeas han cerrado muy lejos de los máximos intradía que han llegado a tocar. Esto prueba el nerviosismo que hay en el mercado. En el momento que se producen subidas, los inversores deshacen posiciones, porque tienen en el subconsciente el peligro potencial que se está gestando en China.

Entonces, los niveles actuales parecen interesantes si hacemos un poco un análisis de cuál ha sido el rango de movimiento en el que hemos estado en los últimos tres o cuatro meses. Podríamos estar ante soportes interesantes para comprar, pero como digo no hay seguridad de que las cosas en China se compliquen más y que lleguemos a niveles inferiores. Yo me inclinaría a pensar que para cualquier inversión que no sea muy cortoplacista podríamos estar en un nivel interesante de compra. Pero estamos ante un nuevo peligro.

En último lugar, ¿qué recomendaciones daría para invertir este mes?

Existen algunas acciones que han sido muy castigadas como el caso de día o el caso de Sacyr, que son empresas que no tienen demasiada correlación con lo que está pasando en China, que tienen una sobreventa que podría ser interesante. Los sectores que más están siendo castigados por la bolsa de China no están muy representados en la bolsa española, como el automovilístico o exportadoras. Inditex seguramente es la empresa española que más exposición a China tiene. O el caso de compañías de recursos básicos o materias primas, como el caso de ArcelorMittal o Acerinox.

Hay otros valores que han tenido muy buen comportamiento a lo largo del año, como el caso de Meliá, CIE, Ferrovial o Acciona. Creo que podrían seguir siendo apuestas sensatas si es que el escenario con China se despeja. Considero que en general vamos a necesitar que las cosas se estabilicen en China, que deje de sufrir el yuan, o que aparezca otro catalizador positivo que atraiga la atención de los inversores. Pienso que ahora mismo estamos en un punto en el que el subconsciente de los inversores está interiorizando que las cosas en China se están poniendo mucho más feas de lo que nos tenían acostumbrados las bolsas