Richard Fisher es uno de los miembros de la FED habituales en esto de los medios de comunicación; sobre todo cuando asoman controversias como la posibilidad de iniciar el tapering o de subir los tipos.

El año pasado por estas mismas fechas sus comentarios provocaron más de un susto entre los inversores cuando apostaba por el inicio del tapering. Hoy en una entrevista con la CNBC el presidente de la FED de Dallas ha dicho que cree que los tipos de interés podrían subir a principios del año que viene si los datos económicos son buenos. “Personalmente creo que es posible”, ha asegurado. (Para ver la entrevista con Fisher en la CNBC)

La tesis de la mayor parte de los miembros de la FED, uno de los partícipes más hawkish de la autoridad monetaria, son más parecidas a las de la presidenta, Janet Yellen.

Sin embargo, hoy Fisher ha apuntado que cada vez hay más miembros del banco central que están empezando a “digerir sus puntos de vista”.

“Creo personalmente que estamos más cerca de un aumento de los tipos de lo que estábamos antes, de lo que la gente pensábamos que estábamos y de lo que el mercado asumía que estábamos, en algún momento de finales de 2015. Creo que hemos adelantado eso significativamente”.

Lo ha dicho antes de conocerse que el dato de empleo de julio ha sido algo más pobre de lo que esperaba el consenso, al crearse 209.000 empleos, frente a los 233.000 empleos que estimaban los expertos. La tasa de paro ha pasado del 6,1% en junio al 6,2% en julio, cuando se esperaba que se mantuviese sin cambios (Ver noticia de Cárpatos)

Datos de empleo en Estados Unidos

No ha sido el único miembro de la FED que ha hablado hoy. El presidente de la FED de Philadelphia, Charles Plosser, se ha mostrado muy de acuerdo con las declaraciones de Fisher y ha dicho que la política de la Reserva Federal es inconsistente con el “claro progreso” de la economía estadounidense este año.

Precisamente la posibilidad de una subida temprana de los tipos de interés fue uno de los argumentos que utilizan los analistas para justificar las caídas del mes pasado. Más cuando el tapering -y sus inyecciones de dinero mensuales- podría finalizar el próximo mes de octubre, si nada cambia.