Warren Buffett acaba de cumplir 50 años a la cabeza de Berkshire Hathaway y el resultado para sus accionistas no podría haber sido más exitoso. Desde 1964 el precio de la acción de la firma ha subido más de un 1.800%.
En cifras anuales, la revalorización bursátil sería más de un 19% y la del valor en libros de la compañía crece algo más de un 19% en cada ejercicio. Estos números indican un éxito de gestión de Buffett, sobre todo si se tiene en cuenta que su referente es el S&P 500 y su tasa de crecimiento es la mitad en este tiempo.

Las cifras no son sorprendentes; por algo a Warren Buffett se le conoce en el mundo financiero como el Oráculo de Omaha –la ciudad en la que tiene su sede la firma-. Mucho se ha escrito sobre su sistema de inversión que consiste, básicamente, en comprar acciones a un buen precio y mantenerlas –at eternum, si funcionan bien-. Largo plazo puro y duro. 

Hace sólo unos días los expertos de Saxo Bank afirmaban después de realizar un experimento puesto en marcha para comprobar la validez de este sistema que “la estrategia de comprar y mantener no genera ningún valor si se hace de forma aleatoria”.

Precisamente en el informe anual que Berkshire Hathaway acaba de publicar el pasado sábado el propio Warren Buffett escribía: “algunas verdades sólo pueden aprenderse completamente a través de la experiencia”. De hecho, el carismático gurú hace referencia a la unas viñetas de un libro que recomienda comprar en la que se puede leer “hay algunas cosa que no se pueden explicar adecuadamente a una virgen ni con palabras ni con imágenes”.
Para los que quieran saber qué opina Buffett sobre los negocios, el futuro de la compañía, los errores cometidos durante este año y qué perfil debería tener el próximo CEO de Berkshire Hathaway cuando Charlie Munger y él “se hayan ido” –literal-, nada mejor que leer el informe de 40 páginas que está colgado en su web.

En él podrá ver que el inversor quiere seguir haciendo grandes compras, que recomienda entrar en Berkshire Hathaway a aquellos inversores que tengan vocación de largo plazo y que el año pasado su valor en libros subió un 8,3% -por debajo del S&P 500-, aunque su acción se revalorizó un 27%.

Pero para aquellos que quieran saber qué opina su socio, Charlie, sobre Buffett hay que leer a partir de la página 41 de ese informe. El propio Oráculo asegura que las bases de Berkshire son obra de Munger y que el octagenario ha sido crucial para el buen funcionamiento de la firma.

Charlie Munger se pregunta, ¿por qué lo ha hecho Berkshire tan bien al mando de Buffet?
El mismo se responde y asegura que:
1- Por las peculiaridades de Buffett
2- Las peculiaridades del sistema de Berkshire
3- Buena suerte
4- La devoción de los accionistas, admiradores y una parte de la prensa.

Destaca, sobre todo, el socio del inversor “en particular la decisión de Buffet de limitar sus actividades a un par de cuestiones y maximizar su atención en ellas y hacerlo durante 50 años”.

Asegura que Buffett ha usado el método del famoso entrenador de baloncesto, John Wooden, “que ganó con regularidad después de haber aprendido a confiar en siete de sus principales jugadores. De esa manera, los oponentes siempre se enfrentaban a los mejores, en lugar de enfrentarse a los segundos mejores. Además, jugando más tiempo conseguían ser mejores que los demás”, explica. En su opinión, Buffett es bueno en los negocios por la misma razón que Roger Federer juega bien al tenis.

Por cierto, para los dos directores de la compañía, el futuro de la firma está asegurado cuando ambos ya no estén en escena.

Si quiere acceder a más análisis sobre Warren Buffett, pinche aquí.