El ex CEO de la gestora de fondos ha comentado los temas de actualidad y su marcha de la compañía en una entrevista concedida a la CNBC.
Había pasado mucho tiempo en el que el Mohammed El-Erian no había salido a escena para hablar sobre su salida de Pimco. Ahora, por fin, ha sido el momento en el que ha decidido argumentar su marcha. En todo momento, lo que ha querido dejar claro a lo largo del diálogo es que ha sido “una decisión personal muy difícil”. Sin embargo, lo que ha aclarado es que “era hora de hacer algo diferente”.

Por otro lado, se negó a comentar directamente sobre su relación ardua con Bill Gross, cofundador de Pimco, del que se especula que fue el principal problema para decidir su dimisión. El-Erian aseguró que “no tiene nada que ver con mi salida” además de que siente “admiración” por su ex compañero.

En este sentido, alabó a Gross como uno de los mejores inversores del mundo, a pesar del rendimiento no muy alto que registró Pimco recientemente. Ante las cuestiones que cuestionaban la dirección de la compañía El-Erian fue rotundo al preguntar: "¿Conoces algún inversor a largo plazo que no ha tenido un mal momento?”

Durante el año pasado, Gross ha tenido un rendimiento débil y salidas masivas en varios fondos de Pimco, que cuenta con 2 billones en activos bajo gestión.

Aunque no ha sido el principal argumento que ha dado para justificar su salida de la compañía de la que era el máximo responsable. También afirmó que quería "disponer de más tiempo para estar con mi familia”.

El gestor aún sigue siendo asesor económico de la aseguradora alemana Allianz y asiste a las reuniones del comité ejecutivo internacional. Asimismo, informó que está “trabajando en escribir un libro”.