Después de un año la FED ha sido capaz de reanudar la normalización monetaria al subir los tipos de interés en un cuarto de punto.  Es más, las perspectivas de mejora  de la economía y la mayor tensión en los precios hacen que la autoridad monetaria prevea tres subidas más para el año que viene. Un entorno perfecto para que los accionistas de los bancos se froten las manos.
 
Después de más de ocho años desde que estalló la crisis financiera, los bancos –por fin- comienzan a vislumbrar un futuro propicio para su negocio. Un mayor crecimiento económico que podría venir ligado a un aumento de la renta disponible de los hogares y en consecuencia al gasto es un punto positivo. Si, además, todo esto viene acompañado de un aumento de los tipos de interés, el sector puede soñar con una ampliación de sus márgenes y de la rentabilidad.

Bancos americanos en bolsa


Esto ha provocado que los grandes bancos americanos se apunten una subida de más de un 30% en el último trimestre que ha provocado un brusco encarecimiento de estos valores. Según los datos de Facset, su PER ha pasado de poco menos de 10 veces en febrero hasta algo más de 15 veces en la actualidad. 
Su ROE (rentabilidad sobre activos propios) se mantiene estable en un 8,5%, aunque los expertos creen que podrá superar el 9% en 2018, apenas dos años.

roe y Per

Fuente: Facset

Este fuerte tirón en bolsa en los últimos meses podría haber restado atractivo  a muchas entidades. Muchas entidades, de hecho, tienen ya potencial de revalorización negativo, si se compara el precio actual con el precio objetivo.

Un reciente informe de Deutsche Bank, no obstante, considera que todavía hay entidades que pueden representar una buena opción de compra. En su opinión la subida de tipos y la mejora económica terminará mejorando sus cifras de inversión crediticia y la generación de beneficios. Por si fuera poco, consideran que muchas de estas entidades todavía tienen opción para mejorar sus programas de recompras de acciones y de incremento de la retribución a los accionistas.

Entre las opciones de compra se encuentran:

Goldman Sachs: los expertos de la firma destacan que la firma cotiza a un PER de 13 veces beneficios para el año que viene. Valoran tanto su unidad de banca privada e institucional como el resto de sus negocios.
 
En la firma le dan una recomendación de compra y un precio objetivo de 255 dólares por acción, lo que representa un potencial de algo más de un 6% desde su cotización actual. Este objetivo está por encima de la media del consenso.

JP Morgan: la entidad cotiza a un PER casi idéntico al anterior, poco más de 13 veces beneficios para el año que viene. En Deutsche Bank consideran que podría verse muy beneficiado por la subida de tipos debido a su fuerte cartera de créditos comerciales.
 
En la entidad destacan que su rentabilidad por dividendo supera las dos veces. El precio objetivo que le otorgan estos analistas es de 90 dólares, lo que implica un potencial de casi un 6%.

PNC Financial Services: recientemente este banco ha sido añadido a la lista de valores favoritos de Merrill Lynch. Uno de los aspectos que más valoran los analistas de la entidad es su ambicioso programa de recorte de costes puesto en marcha a principios de este año.
 
La firma tiene una rentabilidad por dividendo del 1,92%. En la entidad alemana le dan un precio objetivo de 120 dólares por acción, lo que le daría un potencial de poco más del 5% desde el nivel actual.

Sun Trust Banks: se trata de otra de las grandes entidades regionales americanas que todavía tienen, en opinión de Deutsche Bank, atractivo.  Estos analistas le dan un precio objetivo de 58 dólares,  lo que también le da un potencial de algo más de un 5%.
 
Wells Fargo: la entidad es una de las más valorada tanto por su tamaño, como por su política de revalorización y su potencial.
De hecho, su rentabilidad por dividendo es de casi un 2,8%, entre las más altas del sector. El banco le da un precio objetivo de 60 euros, lo que le otorga un potencial de más de un 9% desde los niveles actuales.

QUIZÁ LE INTERESE LEER
“Y en Estados Unidos, ¿se nos ha pasado el arroz para los bancos?”
“Este es el potencial que tienen los grandes bancos europeos”