Si lanzamos la vista atrás y miramos la variación histórica de los principales valores de la bolsa española, observamos que los actuales blue chips no siempre lo fueron y que, desde la época álgida del Ibex 35, las empresas han sufrido serias caídas de su capitalización.



capitalizacion mercado español



Actualmente los cinco valores que más capitalizan en nuestra bolsa son Santander, Inditex, Telefónica, BBVA e Iberdrola, todos ellos pertenecientes, cómo no, al índice director Ibex 35. Hasta aquí, todo normal, pues los incluimos en el selecto grupo de “blue chips”. Sin embargo, el sexto valor que más dinero mueve lo encontramos –desde diciembre- en el Continuo y es Endesa. La energética capitaliza a día de hoy 28.756 millones. De hecho, mueve 4.400 millones más que Repsol, séptimo valor que más pesa.

Ahora bien, si lanzamos la mirada a la capitalización histórica de nuestras compañías a inicios de año, la clasificación no sería la misma. De hecho, Inditex se colgó la medalla de hora al finalizar el 2013 porque logró convertirse en la acción con más capitalización del Ibex 35, con el agravante de ser también la más cara cotizando por encima de los 100 euros. Con un capital de 74.675.000 millones desbancaba así al Santander, que a finales del ejercicio pasado acabó con 73.735.000 millones. Por lo demás, el resto de compañías conservan sus puestos y lo hacen con un aumento de capitalización en todos los casos. (Ver: Inditex, Amadeus y REE hacen los deberes)

¿A qué se deben estas variaciones de capitalización? Cada acción tiene su porqué. Por un lado, la razón del descenso de capitalización en Inditex la encontramos básicamente en la caída del precio. La textil gallega dio carpetazo al 2013 con una subida en bolsa del 13,55% al borde de los 120 euros, sin embargo, a día de hoy ya acumula unas minusvalías bursátiles del 10% y, sin tener en cuenta el split, estaría cotizando a 106,5 euros. Esta caída del precio es la razón básica de su menor capitalización.

En cambio, el ascenso en el ranking de Santander se justifica por la puesta en circulación de acciones nuevas para hacer frente al pago del dividendo en títulos. De hecho, para hacer frente al scrip dividend del último reparto (6 de agosto) la entidad emitió 210,01 millones de acciones nuevas, correspondientes a un 1,78% del capital social. De hecho, Santander, como otros valores del selectivo que hacen uso de esta modalidad del pago de dividendo en acciones, se ha empapelado desde que él mismo lo pusiera en marcha por primera vez en nuestro país en 2009. En estos cinco años ha aumentado el número de acciones en circulación un 45% y su cotización también ha subido un 69%. En cambio, si lanzamos la vista a antes de la crisis, en el momento en que el Ibex 35 marcó sus máximos históricos en noviembre de 2007, Santander contaba con una capitalización de 92.626.000 millones pero cotizaba un 5% por encima del precio actual.

Es llamativo el caso de Telefónica, ya que desde que comenzara la crisis su capitalización se ha reducido a la mitad. Desde los 107.833.000 millones que capitalizaba en noviembre de 2007 (coincidiendo con los máximos del Ibex 35) a los 53.110.000 millones actuales. Esta reducción se justifica por la caída de la acción (desde los 15,30 euros a los que cotizaba en noviembre de 2007 a los 11,77 actuales ha perdido un 23%) pues, de hecho, desde 2007 ha llevado a cabo varias ampliaciones de capital para remunerar parte del dividendo con acciones.


Apúntese a nuestras alertas de cambio de ciclo bursátil