Estos productos híbridos han llegado en 2014 para quedarse como parte de la cartera de los fondos de inversión. Más allá de compañías como Abengoa o Acciona, el mercado espera un paso adelante del sector financiero. 

Los bonos convertibles son un híbrido entre la renta fija –que ofrece un bono- y la renta variable, dada la posibilidad que existe de convertir estos títulos en acciones. Resulta que con el 2014 una tendencia que está rigiendo los mercados son los fondos de inversión centrados en este tipo de producto.

La gestora alemana Schroders reconoce estar esperando una “importante demanda” de bonos convertibles para este ejercicio por dos motivos clave: los bajos tipos de interés y la situación de la renta variable. Y es que… ¿en qué punto hay que encuadrarlos?

Estos dos apartados mencionados son, además, las mayores amenazas para estos instrumentos híbridos. Marc Craquelin, director de inversiones de Financiere de L´Echiquier, asegura en una entrevista para Estrategias de inversión, que la decisión sobre “cuándo empezarán a subir tipos” en Estados Unidos “es mucho más complicada”, aunque, en opinión del gestor, se trata de una cuestión a partir de la segunda mitad del año.

En todo caso, y Craquelin coincide, el consenso de expertos preguntados barajan una subida de tipos de interés “espectacular” de cara a los próximos meses. “El ritmo del Banco Central es bastante lento”, apunta el analista galo.

De otro lado, nos encontramos con la cuestión de la renta variable. La subida de las bolsas es evidente y, en principio, ninguna casa de análisis considera que la tendencia alcista vaya a resquebrajarse este ejercicio. “Una superación de 10.184 puntos nos haría considerar la posibilidad de ir detrás del precio incrementando exposición a mercado ante la posibilidad de un impulso alcista de mayor recorrido”, reconocía en la tarde del lunes Luis Francisco Ruiz, director de Análisis de Estrategias de inversión. Y el selectivo en ello está. No obstante, la visión de mercado para invertir en bonos convertibles debe ser a largo plazo debido al periodo de vencimiento de los mismos.

"Lo que añaden es que tiene exposición a un subyacente", asegura Diego González, de Bull 4All Advisors, y "suben dos tercios de lo que hace el índice bursátil cogiendo un tercio de la caída. Las bajadas", comenta el experto, "las hacen mucho mejor". 


¿Qué rentabilidad ofrecen?
La expansión del mercado de bonos convertibles hará que el año 2014 sea más fructífero que el ejercicio anterior, cuando se registraron emisiones por un valor total de 25.000 millones de euros. 

En lo que llevamos de año, en base a datos ofrecidos por Morningstar, los mejores fondos de invertidos de bonos convertibles acumulan una rentabilidad superior al 3%. A la cabeza se coloca el portfolio de Exane Ellipsis Convertibles Fund J, invertido en euros, con una revalorización del 3,32%, y cuya principal posición es African Minerals, cuyos títulos ofrecen una rentabilidad del 8,5%. También incluye bonos de Adidas a los que destina un 2,72% de la cartera, muy próximo a la minera. 

"Un 5% de rentabilidad ha sido posible solamente después de la crisis de 2011, pero claramente ya no hay posibilidades de alcanzar esos retornos", reconoce Luc Varenne, manager fund de ODDO Asset Management. "Los tipos de interés están mucho más bajos, incluso en España, los diferenciares están mucho más bajos, incluso en España, por tanto no se pueden esperar rendimientos tan altos para los convertibles".

No obstante, Renaud Martin, gestor de Mirabaud Global Convertible Bond Fund, apunta algo más alto con sus fondos de nacionalidad francesa al abrir el abanico hasta "una rentabilidad interesante de alrededor del 8%", tan sólo un punto porcentual por debajo de la obtenida durante 2013. 

Un fondo que superó esa rentabilidad el año pasado fue el Edmond de Rothschild Fund - European Convertible Bonds A, con un 12,7% al cierre del año. Siemens es su mayor posición, con una ponderación del 4,73%. Comparte la primera inversión con el fondo de bonos convertible del Santander que tiene a la firma alemana como su principal valuarte, con el 3,81% del portfolio, por delante de ACS (3.22%) o de la italiana Eni (2,89%). Su rentabilidad el año pasado, eso sí, fue menos de la mitad, al situarse en 5,9%. 

Ejemplos españoles: BBVA, Abengoa o Acciona
Un ejemplo financieros españoles permanecen aún en la retina de los gestores extranjeros al ser preguntados por oportunidades en el mercado nacional. "La Caixa constituía una oportunidad interesante a finales del año pasado, pero ante todo creo que es interesante estar en valores financieros, sobre todo en los países del sur de Europa, y es mucho más cómodo hacerlo a través de bonos convertibles", afirma Oddo AM. Y es que Caixabank asumió este mes de febrero la llegada de 327.803 clientes resultado de la conversión de sus bonos en acciones. Religiosamente la entidad catalana ha pagado el 7% comprometido y los inversores han recuperado casi el total de la inversión. 

BBVAes el ejemplo más actual después del road show que se marcó estas Navidades en búsqueda de inversión extranjera para sus CoCos. Aunque tiene un matiz. Su emisión de deuda es 'perpetua', nada de bonos con vencimiento a medio plazo. Según comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, colocó 1.500 millones de euros en 'contingent convertible' -según su denominación en inglés- y sin derecho de suscripción preferente. 

Con la idea de que los bancos deben llegar en algún momento al mercado de los bonos convertibles, los gestores de fondos se afanan en localizar oportunidades de inversión en todo el mundo, pero centrándonos en España... ¿qué guardan sus carteras?

"Tenemos muchas compañías españolas en la cartera. Un ejemplo que nos gusta, o más bien nos encanta, es Abengoa, que mejorará el balance; otra compañía en reestructuración que nos gusta, aunque no necesariamente está presente ahora mismo en nuestra cartera, es Sacyr o incluso FCC", reconoce el gestor de Mirabaud.

Ojeando el portfolio del fondo que gestiona Renaud Martin, los convertibles de Iberdrola con vencimiento en 2018 se colocan entre las principales apuestas. La construcción está presente de la mano de OHL, con una rentabilidad del 5,75% también hasta 2018; así como el sector del consumo a través de los bonos convertibles de Pescanova, con una rentabilidad del 8,75%. 

En la línea de resaltar las bondades de Abengoa se encuentra también la casa Oddo AM, que coloca a esta compañía en el mismo saco que a Melíà. "Recientemente hemos comprado bonos de Indra, en el sector TI. También hemos visto una emisión interesante de Caixabank, que hemos comprado, así como de Iberdrola", apunta el fund manager de la gestora. 

La encargada de inaugurar el año ha sido Accionacon la emisión de 325 millones de euros de bonos convertibles con un interés anual del 3% a cinco años. El precio de conversión del bono será de 63,02 euros por título, lo que supone una prima del 32,5% sobre el precio medio ponderado de las acciones, aunque el precio final todavía está sujeto a determinados ajustes.