Los bancos españoles se han revalorizado un 74% de media desde que marcaran sus mínimos anuales el año pasado y hasta los máximos del presente ejericicio. Todos ellos presentan abultadas revalorizaciones desde el suelo que marcaran en 2016, aunque algunos brillan con luz propia, como Caixabank y Liberbank. Sin embargo, de cara a los próximos doce meses el consenso prevé caídas para todos.
 
Los bancos españoles se sacuden el polvo que el 2016 arrojó sobre sus hombros y pasan a situarse entre los mejores valores de la bolsa española de este año. El ejercicio pasado casi todos ellos cerraron con minusvalías y éste, en cambio, sólo uno cotiza en negativo, Popular.



Además, desde que marcaran individualmente sus mínimos en 2016, todos ellos acumulan revalorizaciones muy jugosas, de media un 74%, aunque algunos incluso han duplicado su precio. Sin embargo, si nos fiamos de los precios objetivos del consenso de mercado, ningún banco español tiene potencial desde sus máximos de este año.



El banco que mejor se ha comportado en los últimos meses es, precisamente, el más pequeño: Liberbank. La entidad asturiana acumula una revalorización del 124,53% desde que en julio del año pasado hiciera sus mínimos anuales e históricos en los 0,526 euros. Desde ese precio y hasta los máximos de 2017 en 1,19 euros ha multiplicado por 2,26 veces su precio. Además, en lo que llevamos de 2017 es el segundo mejor banco de nuestro mercado, subiendo un 20%, mientras que en 2016 acabó a la cola cayendo algo más de un 43%. Sin embargo, Liberbank es uno de los bancos que más prevén los expertos que caiga de aquí a doce meses. En concreto, desde sus máximos de 2017 y hasta los 1,08 euros en donde se sitúa su precio objetivo podría descender un 9,24%.
 

En segunda posición y subiendo más de un 100% desde los mínimos de 2016 encontramos a Caixabank. La entidad catalana tocó suelo en junio del año pasado al caer hasta los 1,84 euros, pero desde entonces ha subido un 113% hasta los máximos de 2017 que marcó el viernes en los 3,92 euros. Además, Caixabank puede presumir de ser uno de los pocos bancos españoles que hace pleno en 2016 y 2017 subiendo en ambos ejercicios. Sin embargo, en los próximos doce meses descargará parte de lo ganado, pues el precio objetivo que baraja el consenso se sitúa en 3,57 euros, casi un 9% por debajo de los máximos de 2017.
  

Otro banco que, como Liberbank, ha sabido reponerse por encima del euro por acción es Bankia. El banco presidido por Goirigolzarri hizo mínimos el año pasado en junio en 0,57 euros y este 2017 ha llegado a tocar los 1,08 euros. Entre ambos extremos dista una revalorización del 89%. Además, en 2017 ya sube más de lo que cayó en 2016 (10,92% vs -9,59%). Sin embargo, de cara a los próximos meses, mientras perfila su fusión con BMN, podría descender en bolsa, pues su precio objetivo se sitúa en 0,95 euros. Si se cumplieran las cábalas del consenso, Bankia sería el banco español que más caerá desde sus máximos de este año, concretamente un 12%. (Ver: Rupturas de resistencias con volumen)
 

Santanderfue el primer banco que marcó sus mínimos en 2016, concretamente en febrero al caer hasta los 3,19 euros. Ni siquiera el referéndum por el Brexit (proceso que mañana se iniciará formalmente) le llevó a cotas tan bajas. Desde aquellos 5,03 euros y hasta los máximos de este ejercicio en los 5,72 euros, Santander ha logrado revalorizarse casi un 80%. Además, en lo que va de año ha duplicado la subida de todo 2016. Pero para el consenso de analistas seguidores del valor Santander hay corrido mucho y a doce meses vista debería estar cotizando en 5,30 euros, lo que implicaría caídas del 7,34% desde la cima alcanzada este mes de marzo.
 


Sabadelles el banco que mejor lo está haciendo este año en el mercado español, acumulando una subida cercana al 30%. Además, desde los mínimos del año pasado en los 1,07 euros de julio y hasta los máximos de 2017 en los que cerró el viernes la entidad ha conseguido subir en bolsa un 28,34%. Este calentón del valor lo ha dejado sin potencial de cara a un año, pues el consenso sitúa el precio objetivo en 1,56%, nivel que si alcanza, podría conllevar caídas del 8,24%.
 

El otro grande del sector, BBVA, se ha logrado revalorizar un 56% desde los mínimos del año pasado en 4,62 euros. Justamente esta subida acumulada en los últimos nueve meses es la mitad de lo que ha subido Caixabank en el mismo periodo. Ahora bien, en los próximos doce meses BBVA tendría algo menos que perder hasta tocar su precio objetivo, que se encuentra en los 6,61 euros, lo que implicaría un descenso del 8,32%.
 

Después de configurarse como el mejor banco en 2016 al acumular subidas del 12,47%, este año Bankinterse ha quedado algo más atrás, subiendo un 5%. Desde mínimos de 2016 (5,47 euros) y hasta los máximos de este ejercicio, que también son históricos (7,73 euros) su comportamiento ha sido más tibio que el de la mayoría, subiendo un 41,32%. Aun así, es el banco que menos tiene que perder hasta su precio objetivo en 7,28 euros, pues sobre él sobrevuela una caída potencial del 5,82% desde sus máximos históricos.
 

“La oveja negra” del sector sigue siendo Popular. En 2016 fue el banco que peor desempeño tuvo al caer un 66,36% y este año es el único que está en negativo. Además, aunque desde los mínimos históricos que hizo en 2016 al hundirse hasta los 0,77 euros y hasta los máximos de este ejercicio en la unidad, ha conseguido subir un 30%, el consenso pronostica que en doce meses regresará a los 0,92 euros. Caer desde 1 euro hasta los 0,92 implicaría un retroceso de casi el 9%, peccata minuta comparado con el recorte de potencial del 65% que han realizado los brokers, al rebajarle el precio objetivo en un año desde 2,60 a 0,92 euros.


También le interesa: 
Especial banca española