A nadie le extraña que lo que está ocurriendo en Ucrania haya afectado a los mercados. Tanto que los gestores de fondos han decidido aumentar la protección de sus carteras.
Según la encuesta de gestores de fondos que realiza Bank of America Merrill Lynch (BofA Merrill Lynch), un 81% de los encuestados por la firma creen que la inestabilidad geopolítica incrementa el riego en los mercados. Una cifra que es cuatro veces más alta que un mes antes, justo, incluso después de la crisis sufrida en los emergentes tras la devaluación del peso argentino.

También influye en el menor apetito de riesgo de los gestores las peores perspectivas para la economía China, que sigue cayendo también esta vez.

Esta reducción del apetito de riesgo ha supuesto un aumento de la liquidez en sus carteras en detrimento de la inversión en renta variable al mismo tiempo que han incrementado la protección de sus portfolios.

La encuesta muestra que la proporción de inversores que reducen el riesgo hasta la segunda semana de marzo ha subido desde un 2% en febrero hasta un 14%. Un 16% de los encuestados afirman que han sobreponderado el cash en sus carteras, desde un 12% el mes anterior. De hecho, el porcentaje de liquidez está en máximos de un 4,8%.

Asimismo, la proporción de gestores que sobreponderan la renta variable en sus carteras ha caído hasta el 36%, hasta mínimos de 15 meses –desde el 45% el mes anterior-. Esta lectura coincide con el mayor número de gestores desde julio del año 2000 que piensan que la renta variable está sobrevalorada. (12%) Además la demanda de protección ante caídas ha aumentado hasta el máximo de 22 meses.

“Sin que la inflación o la recesión supongan un riesgo, creemos que el mercado alcista dista mucho de haberse acabado y los inversores deberían estar invirtiendo más efectivo en activos de riesgo”, afirma Michael Hartnett, el estratega jefe de BofA Merrill Lynch Global Research.

Para acceder al contenido completo del artículo:

 
protección de carteras