¿Alguien dijo que en Inglaterra no había cisnes negros? Pues los hay, no son aves, pero son capaces de hundir el mercado y nadie predijo que su nacimiento fuese a ser tan virulento como realmente ha sido. Tanto, que provocó que el Ibex 35 cayera con más fuerza que el día de la quiebra de Lehman Brothers. ¿Qué hacer ahora con las carteras? ¿Qué activos se pueden beneficiar de esta situación?
 
Si hay algo que debemos tener claro es que los británicos se irán de Europa y que su salida no va a ser inocua ni en lo político, ni en lo económico. Es previsible que
en los meses que tenemos por delante viviremos muchos episodios de alta volatilidad en los mercados y probablemente continuará la espantada de los inversores que estaban en activos de riesgo.
 
No hay que olvidar que el corto plazo tenemos muchos retos, sobre todo las elecciones en Estados Unidos  con un candidato totalmente hostil para los mercados, Donald Trump. Eso sí, parece que la volatilidad causada por el brexit va a evitar una nueva subida de tipos en Estados Unidos.
 
Ante este panorama, los mercados viven ante un auténtico temporal del que los inversores no tendrán más remedio que cobijarse.  Y es que, según Víctor Peiro, director de análisis de BEKA Finance,  a partir de ahora “probablemente se verán rebotes en algún momento, pero lo normal es que entremos en un periodo de volatilidad ya que las consecuencias son difícilmente predecibles y el tener un horizonte claro va a llevar mucho tiempo. Todo dependerá de cómo se gestione la situación.” Pero, ¿dónde irán a refugiarse?
 
Divisas
Está claro que el activo más sensible a esta decisión de los británicos va a ser el desplome de la libra.  Los expertos de Goldman Sachs apuntaban que la moneda podría debilitarse alrededor de un 11%, mientras que el euro podría caer alrededor de un 4% con respecto a la cesta de divisas en las que cotizan las principales monedas del mundo.
 
En este escenario, las monedas que podrían verse más fortalecidas  serán el dólar, el yen, el franco suizo y la corona noruega.
(USDJPY)

usdJPY

 
Renta Fija
Tradicionalmente los bonos se habían considerado como un activo seguro y fiable, pero eso era antes de que los bancos centrales lo tuvieran intervenido. Parece que por el momento el crédito y los bonos soberanos de países centrales europeos, así como los treasuries van a seguir comportándose como un paraguas que nos protege del chaparrón, pero sabemos que eso será a base de perder rentabilidad.
 
De acuerdo con los expertos de Goldman Sachs, “aunque esperamos que la rentabilidad de los bonos se comprima la rentabilidad no podrá compensar las pérdidas de las carteras de renta variable u otros activos de riesgo”. Explican que “ con los rentabilidad de los bonos americanos en mínimos de 140 años y una gran proporción de bonos soberanos europeos en negativo, la capacidad de este activo para protegernos parece limitada, así que quedan pocos activos refugio más”, dicen en la entidad.
 
Eso sí, la mayor parte de las firmas de análisis tiene claro que la rentabilidad de los bonos soberanos de la periferia europea suba un poco ya que en momentos de crisis  y de forma recurrente, España, Italia y Portugal se convierten en focos de tensión.  

bono alemán junio

 
Oro
Tras la noticia, el precio del metal precioso había subido a máximos de dos años para sobrepasar la cota de 1.300 dólares la onza. Y la tendencia podría continuar tanto tiempo como duren las incertidumbres. En una reciente entrevista James Butterfill, director de análisis y estrategias de ETF Securities, comentaba que en el caso del Brexit la onza de oro podría “subir hasta los 1.400 dólares la onza porque veríamos una mejora del sentimiento de los inversores hacia el metal, ya que funciona muy bien como protección contra eventos de este tipo”.

oro

 
Renta variable
Aunque este activo no supone ningún refugio bajo una circunstancia de desplome de los mercados, hay expertos que consideran que las crisis traen consigo grandes oportunidades. Claro, esta es solo una posibilidad para el que quiera algo de rentabilidad asumiendo un riesgo cada vez mayor. Descartada para quien solo busque resguardo.

Steven Andrew, gestor del fondo M&G Income Allocation, se pregunta si la noticia del brexit justifica una caída del 8% de los bancos japoneses, o un golpe de un 7% en los bonos portugueses en solo un día. En su opinión, “el movimiento y la velocidad de estas caídas suena a pánico indiscriminado”.  Es por eso por lo que este gestor considera que las caídas de esta magnitud podrían representar una oportunidad de compra en algunos activos.

En esa misma línea, David Lafferty, estratega jefe en Natixis Global Asset Management explica que el desastre de los mercados que ha seguido al brexit puede ser una buena oportunidad para que los inversores chequeen cómo está su nivel de tolerancia.  Para ello deberían preguntarse si pueden soportar este nivel de volatilidad.  En este sentido explica que es casi un cliché afirmar que estos momentos son una auténtica oportunidad y que “la volatilidad ofrece oportunidades”.

Para aquellos que sí puedan gestionar estos niveles de incertidumbre y se vean con fuerzas para viajar en la posible montaña rusa que presenta el nuevo escenario, la renta variable sigue siendo una opción.

Eso sí, quizá habría que seguir el consejo de uno de los estrategas de UBS que en una charla horas después de conocerse el resultado decía a sus clientes: “Por favor, diversifiquen porque siempre va a haber momentos de volatilidad y es la única manera de protegerse”.  

Si aún así se decantan por España, el experto de Beka Finance explicaba que “hace unos días mencionamos que sólo un puñado de valores no está afectado en España por el doble riesgo actual (Brexit y elecciones en España), como son Viscofán, Inditex, Amadeus, Acerinox, Repsol (solo por la debilidad del petróleo), Dia, Ence (aunque la evolución de las commodities también hay que vigilarla).

Son muchas las firmas que consideran que a pesar de las valoraciones podríamos ver un retorno del dinero a Estados Unidos, una vez que parece que la subida de tipos este año podría estar descartada.

Efectivo
Si, la liquidez es una herramienta y una opción a disposición de todos los inversores. O debería. Las últimas encuestas de gestores que elabora BofA Merrill Lynch muestran que el nivel de efectivo en los portfolios de los inversores en los últimos meses estaba en máximos. Una situación que demuestra el nivel de nerviosismo que corre por las venas del sistema.
 
Los analistas de Goldman Sachs explican que “el dinero contante y sonante proporciona una opción válida que nos permitiría tomar posiciones cuando vaya esfumándose la incertidumbre y los activos de riesgo se estabilicen”.

QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Los desplomes son oportunidad para unos cuantos”