Sara Carbonell, Relationship manager de CMC Markets, analiza la situación actual de los mercados con la caída del precio del petróleo como principal referencia y cuáles son los movimientos que se pueden producir a partir de ahora.

 
¿Qué se puede esperar del petróleo después de que tocara los mínimos de 12 años?

Estamos ante una situación que todos conocemos que viene motivada por oferta y demanda principalmente. Realmente no sería descartable que llegara a niveles de 25 dólares. Hay que recordar que históricamente que vivimos etapas como esta. En 2008 vimos unos movimientos más agresivos con los descensos del crudo que llegaron al 76%. Cuando luego remontaron, lo hicieron un 200% en dos o tres años. En esos momentos se solucionó la situación porque la OPEP decidió recortar la oferta. Muchos miembros de la OPEP están pidiendo una reunión extraordinaria en marzo y si esto ocurre creo que ahí podríamos ver una solución. Si no es posible que se vaya a niveles de 25 dólares. La entrada de Irán es la gota que colma el vaso. Es un sector muy debilitado. Vemos compañías como Repsol en caída libre. Hay compañías pequeñas de Estados Unidos que también están quebrando. Un problema que tiene la banca americana es que han financiado a compañías petroleras, especialmente pequeñas. Y es donde se está demostrando que esto cada vez afecta a más sectores, como al bancario que afecta a la economía global. La situación es complicada como reflejan los mercados y afecta a la inflación. Creo que la solución está en la OPEP incluso desde un punto de vista de lo que está esperando el mercado.

¿Con este escenario el oro podría volver a ser refugio o lo podríamos ver por debajo de la zona de los 1.000 dólares?

Por ejemplo en el último informe macroeconómico del FMI hay una sección que hablan de los metales nobles y explican muy bien que China es el mayor productor pero también el mayor consumidor. Todo esto tuvo mucho auge a partir del año 2000 cuando la demanda además se traslada a países emergentes. Es verdad que en India y China se consumía mucho oro para la demanda y fabricación de joyería. Esto ha descendido y es un hecho. Que los precios desciendan es normal… Como activo refugio ha perdido mucho fuelle también. Es verdad que niveles que vimos en 1.900 o 1.800 eran excesivos. Los niveles de ahora también son bajos. Desde un punto de vista técnico hay que controlar ciertos niveles. Si pierde los 1.050 se puede ir a los 1.000. Aunque lo lógico si se resuelve lo de crudo sí podríamos recuperar los niveles de 1.140 dólares la onza para estabilizarse en los 1.200. Eso tendría algo de más sentido. Realmente como activo refugio está perdiendo fuelle.

¿Qué niveles habría que manejar ahora dentro de los índices americanos?

Efectivamente. Niveles de soportes importantes ya se han roto. Es innegable que estamos ante  una época que son cambios de giro. Hay factores que han influido como factores macro y todo el tema de cambio de política monetaria. También la caída del crudo. Desde  un punto de vista técnico en el Dow Jones deberíamos hablar de que no se pierdan los 15.350 puntos, en el S&P 500 los 1.815 puntos, en el Nasdaq los 3.900. Realmente son niveles de soporte son los siguientes niveles que tocan. Si se pierden estos niveles estarían confirmando la tendencia solo que de una forma más intensa. Por el contrario, para coger impulso o poder hablar de posiciones largas en el Dow Jones los 16.370 puntos, pero para eso se tienen que dar las circunstancias que comentamos, en especial la famosa reunión de la OPEP en marzo. En el S&P 500 en torno a los 1.920. Estos son niveles estrictamente técnicos. Voy a dar un dato que es que el CFD nuestro de volatilidad desde el 30 de diciembre hasta ahora se ha revalorizado más de un 60%. Esto implica dos cosas: Una que hay una volatilidad tremenda en el mercado y otra que oportunidades de inversión hay si se saben ver. Son activos exóticos, pero al final es una revalorización de un 60% en un mes. A lo que voy es que es muy importante tener estos datos en cuenta porque estamos en entornos que no son estables.

Dentro del mercado español estamos viendo bastante inestabilidad. ¿Apostaría por la consolidación de un futuro rebote o cree que podría irse más abajo el Ibex 35? Se habla de los 8.200 puntos como el siguiente nivel…

También están los 7.500 que son los mínimos de 2013 y a este paso no es descartable. Mi opinión es que se tienen que dar una serie de circunstancias para que podamos ver rebote. No es descartable pero tiene que ocurrir. La primera es la reunión de la OPEP en marzo, que ocurriese algo y se moviese ficha de forma que el mercado se quedase tranquilo y luego en el caso de España que es lo que nos está pasando hay mucha inestabilidad política. Si en nuestro caso se diera el tema del crudo y aparte viésemos estabilidad por parte de las autoridades, ahí podríamos ver ese rebote del que hablamos. Por otro lado influye China. Todo el mundo está muy preocupado por China y su ralentización, a pesar de que el crecimiento no creo que sea  tan negativo. Es decir, no es el mismo de los últimos años. Realmente crecimientos del 6,9% o 6,8% podría estabilizarse en el tiempo. Además que el Banco Popular de China está implementando medidas nuevas. Ahí podríamos ver una serie de circunstancias que podrían dar una estabilidad a nuestro índice.

¿Quizá el mercado está descontando está descontando que esos datos que está publicando China no se ajustan a la realidad?

Claro que está descontando eso. Luego el mercado sobredimensiona todo. A lo que me refiero es que muchas veces se toman decisiones o se habla más por dos o tres datos que tenemos pero no por un estudio en profundidad. A lo que me refiero es que la situación en China sí que se preveía desde mediados del 2014. Es cierto que hay una ralentización de la economía y un descenso de la demanda de materias primas, pero también es verdad que la política que se puede hacer en China es muy diferente a la de los países occidentales. Es un Banco Popular que entre comillas puede hacer lo que quiera. Creo que en ese sentido siempre se ha demostrado que lo ha hecho. Lo que le pasa a la economía china es que pasa de ser una economía de la construcción, de las infraestructuras, se va a mover más a lo que es la demanda interna. Pero creo que sigue teniendo potencial. Es decir, creo que no todo está perdido. Si empezamos a ver unos datos un poco mejores o una relativa mejoría de la situación es cuando podríamos ver un repunte. Esto junto a los resultados que vamos a ver en España. Pero va a haber muchos sectores que no van a estar muy bien parados.

En España va a comenzar la temporada de resultados y arranca con Bankinter. ¿Qué aspecto tiene ahora mismo esta entidad bancaria?

Creo, y es mi opinión personal, que dentro del sector bancario ahora mismo Bankinter es un buen banco. Si lo comparamos en el año 2015 con el comportamiento de todos los bancos españoles podríamos hablar de un canal lateral bajista. Es decir, tuvo un comportamiento un poco inestable, pero no un comportamiento tan negativo como ha podido ser el del Santander. Es cierto que ese supuesto tan lateral se ha roto a la baja ahora en el 2016. Aún así en lo que llevamos de año tampoco es de los peores. Los últimos resultados que vimos de Bankinter en septiembre a mí me parecieron relativamente buenos. Creo que se puede cerrar el año 2015 con un beneficio de entorno a un 40%. Dentro de la morosidad probablemente se mantenga en un ratio parecido al de los últimos trimestres en torno a un 4,4%. Margen de intereses en el caso de Bankinter también podemos ver incremento en torno a un 15% y un 14% por el tema de las comisiones. Al final creo que es un banco que no lo hace mal, lo que pasa es que hay mucha confianza en el sector y muchos retos que encontrar la banca española y la banca europea todavía. Con lo cual en ese sentido puede haber oportunidades de inversión, aunque depende del nivel de riesgo del inversor. Ahora está cerca de zonas de soporte en torno a los 5,8 euros y efectivamente lo puede romper. Hay que esperar a cómo son esos resultados y ver cómo se los toma el mercado.

¿Qué se puede comentar de Banco Santander después de perder los 4 euros?

Prefiero ser prudente porque realmente  desde un punto de vista técnico no se puede comentar más que la tendencia es bajista. Ha sido un valor muy castigado en el 2015. Es cierto que son niveles que por el inversor más especulador resulta muy atractivos para entrar, pero hay que ser prudente. Luego desde un punto de vista fundamental la exposición a Latinoamérica sigue estando ahí. No ha cambiado en los últimos tres meses. Nos llevamos las manos a la cabeza en septiembre y octubre con todo el tema de Brasil. Con lo cual creo que de todos los bancos que hay yo sería prudente y realmente creo que toda la situación técnica acompaña más a Bankinter.