El BCE no ha sorprendido al mercado al mantener sin cambios los tipos de interés de la eurozona y reiterar el calendario del programa QE hasta finales de septiembre, o más allá, si es necesario.