El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha asegurado que la compañía sólo llevara a cabo la operación de vender una participación minoritaria en su negocio de renovables "si es capaz de encontrar el socio adecuado que comparta su visión a largo plazo".

En una conferencia con analistas para presentar los resultados del ejercicio 2021, Imaz afirmó que todavía "no se ha tomado una decisión" respecto a esta operación, una de las opciones estratégicas puestas sobre la mesa por el grupo desde hace meses para acelerar su apuesta por las energías 'verdes', con un ambicioso plan de crecimiento para los próximos años en este área.

En este sentido, el ejecutivo de la energética insistió en que el capital del negocio de renovables sólo se abrirá así a un socio financiero que esté dispuesto "a compartir la historia de crecimiento" en este segmento.

En noviembre de 2020, con motivo de la presentación del nuevo plan estratégico de la compañía, Imaz se dio un plazo de 18 meses para vender una participación minoritaria o sacar esta filial a Bolsa.

De todas maneras, para financiar ese crecimiento de la cartera de renovables, Repsol ya ha procedido a otras opciones, como la cerrada en noviembre del año pasado con Amancio Ortega para el parque eólico 'Delta', de incorporar socios minoritarios en los proyectos 'verdes'.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

ACELERA SU APUESTA EN RENOVABLES.

El pasado mes de octubre, en el marco del 'Low Carbon Day', Repsol ya aumentó sus objetivos de generación renovable y de reducción de emisiones y aumentó sus ambiciones inversoras en soluciones bajas en carbono para acelerar su transformación hasta el año 2030.

Así, la compañía presidida por Antonio Brufau incrementará en 1.000 millones de euros las inversiones previstas en proyectos bajos en carbono para el periodo 2021-2025, hasta un total de 6.500 millones de euros, frente a los 5.500 millones de euros establecidos en su Plan Estratégico.

Con estas metas, la inversión destinada a iniciativas de bajas emisiones se situará en el 35% del total de las inversiones del grupo en el periodo 2021-2025 y el capital empleado para estos fines será del 45% en 2030.

La generación de energía eléctrica renovable pasa por ser uno de pilares en el modelo de descarbonización de Repsol, con una 'hoja de ruta' que marca un aumento del 60% de la capacidad instalada de generación renovable en 2030, hasta alcanzar 20 gigavatios (GW), frente a los 12,7 GW anunciados en su plan estratégico.

En 2025, el nuevo objetivo de capacidad instalada se sitúa en 6 GW, frente a los 5,2 GW a los que apuntaba en la 'hoja de ruta' presentada en noviembre de 2020.