La apreciación de la plata de un 13.5% durante el mes pasado provoca la mayor toma de beneficios desde septiembre de 2014. La semana pasada los ETPs sobre plata registraron salidas de capital por un total de $80.7 millones después de que su precio se acoplara a la subida del oro del mes pasado. Desde enero, el binomio oro/plata ha caído de los 84 puntos a los 72.
 
Sin embargo, aún continúa en niveles elevados en comparación a su media histórica de menos de 60 puntos, lo que sugiere que aún tiene un potencial de seguir equiparando su rendimiento al del oro. El 55% de la demanda de la plata surge de las aplicaciones industriales y una recuperación cíclica debería impulsar su precio.
 
Los ETPs sobre oro captaron capitales por un total de $52.1 millones, lo que compensa parcialmente las salidas de la semana previa. Aún es prematuro determinar si las salidas de capital de la semana previa correspondieron a una toma de beneficios después de que en la presente jornada el oro pegase un salto a los $1300/oz (de los $1233 de una semana atrás). La apreciación constatada la semana pasada reflejó el discurso laxo que la Fed aún mantiene y la decepción de los inversores respecto al andar de la economía nipona. El posicionamiento especulativo de los futuros sobre oro ha aumentado 2 desviaciones estándares por encima de su media histórica de 5 años, pero permanece por debajo del nivel de diciembre de 2015.
 
El platino capta el mayor volumen de capital desde noviembre de 2014. Parecería que el optimismo de los inversores respecto al platino mejoró en la última semana al haber colocado un total de $43.2 millones, lo que contrasta con los bajos volúmenes de las semanas previas. Es probable que este mercado entre en déficit de oferta por quinto año consecutivo debido a lo reducida que continúa estando la producción minera y su demanda aumenta gracias a los mayores controles de emisión (su principal demanda viene de las aplicaciones fabricadas para abatir la polución).
 
Los ETPs sobre crudo captan capitales por tercera semana consecutiva tras la apreciación semanal del Brent de un 8.1%. Los precios del crudo volvieron a subir tras constatarse que sigue disminuyendo la producción de crudo estadounidense y la de la OPEC se acerca a su límite. En su plan de “Visión 2030”, Arabia Saudita ha declarado que quiere que su economía sea menos dependiente del crudo. Si concretara sus planes, el país podría no proponerse ampliar la capacidad productiva de la forma agresiva en la que lo ha hecho en el pasado, lo que probablemente limitaría su potencial de extracción. Por otra parte en Venezuela, los cortes de luz registrados y la hiperinflación, que obligan a los trabajadores a no asistir a su jornada laboral, podrían frenar la producción de crudo proveniente de este país, lo que limitaría la oferta a corto plazo.
 
La caída del 4.1% de los precios del trigo llevó a los inversores a aprovechar las gangas y colocar $5.2 millones. La producción invernal de trigo estadounidense viene progresando bien y sus condiciones actuales parecen ser mejores que las del año pasado, lo que hizo que su precio cayera la semana pasada. Esto a su vez impulsó a los inversores a aprovechar los precios bajos y colocar el mayor volumen de capital desde julio de 2015.
 
Los eventos clave de la semana. El foco está colocado en la publicación de los datos del mercado laboral estadounidense. En cinco de los últimos seis meses, la primera economía ha creado más de 200.000 puestos de trabajo y se espera que abril no haya sido la excepción. A pesar del discurso laxo de la Fed, la solidez de la inflación básica y del mercado laboral deberían alertar a los inversores respecto a la posibilidad de que el central estadounidense aumente este año los intereses.

etf


Pinche para obtener el archivo completo en PDF