El banco de inversión, que superó los 8.000 millones de euros de activos gestionados en 2006, y cerró el año con un beneficio de 25,4 millones de euros, considera que es recomendable mantener la cautela en la renta variable “máxime cuando los inversores parecen estar aumentando su exposición y la percepción del riesgo parece estar disminuyendo”, aseguró Francisco Fernández Silva, Director de Renta Variable de Morgan Stanley. Sin embargo, Morgan Stanley cree que se podrían producir sorpresas positivas en los resultados de las compañías que podrían ayudar a mantener el buen tono en los precios. Para ello también sería necesaria una ‘expansión de múltiplos’ con un PER en torno a 13,3 veces pues “el mercado ha estado participando en la recuperación de los precios pero todavía no se ha iniciado el proceso que supone el 20-30% de la justificación de la subida”. Así por valoración mantienen una recomendación ‘neutral’ en Europa a la espera de que el mercado salga del movimiento lateral en el que se encuentra para hacer una apuesta más agresiva en la Renta Variable.