Los ojos de occidente y de China siguen con la mirada sobre Evergrande tras un nuevo vencimiento de bonos y ha informado que ha realizado el pago de intereses a último momento vendiendo bienes del propietario como jets privados y comprometiendo sus mansiones, según Tyler Durden en Zero Hedge.

Según Reuters, algunos tenedores de bonos no había recibido el pago de los cupones al final del periodo de 30 días de gracia al cierre del mercado asiático del miércoles.  Esto a pesar de que la firma ha vendido sus jets privados Gulfstream y de que el presidente de Evergrande, Hui Ka Yan, había prometido una segunda casa en la cima de Hong Kong como garantía para un préstamo de Orix Asia Capital.

Evergrande ha estado tropezando de fecha límite en fecha límite en las últimas semanas mientras lidia con más de  300 mil millones de dólares en pasivos, 19 mil millones de dólares de los cuales son bonos del mercado internacional. Si bien la compañía no había incumplido ninguna de sus obligaciones de deuda en el extranjero, un período de gracia de 30 días para los pagos de cupones de más de 148 millones de dólares en sus bonos de abril de 2022, 2023 y 2024 finalizó el miércoles. La falta de pago daría lugar a un incumplimiento formal por parte de la empresa y desencadenaría disposiciones de incumplimiento cruzado para otros bonos en dólares de Evergrande, lo que agravaría una crisis de deuda que se cierne sobre la segunda economía más grande del mundo.

Y aunque este miércoles parecía que colapsaría, la firma pareció dispuesta una vez más a evitar el incumplimiento en su mayor prueba desde que comenzó la crisis.

Según Bloomberg, los clientes de la firma de compensación internacional Clearstream recibieron pagos de intereses vencidos sobre los tres bonos en dólares estadounidenses emitidos por Evergrande, dijo un portavoz de Clearstream. Dos inversionistas que poseen dos de los bonos confirmaron que recibieron los pagos y pidieron no ser identificados porque no estaban autorizados a hablar públicamente.

El último pago significa que una vez más hizo pagos de cupones vencidos por un total de 148.1 millones de dólares a acreedores offshore literalmente minutos antes del final de los períodos de gracia de 30 días el miércoles, luego de incumplir los plazos iniciales de intereses el mes pasado.

El gigante inmobiliario se retiró del borde del incumplimiento en octubre al pagar otros cupones antes del final de su período de gracia.

Sin embargo, la crisis en el mayor emisor de bonos basura de Asia apenas ha terminado.

Estrategias de Inversión

Contagio extendido

Otros desarrolladores inmobiliarios también se encuentran presos del escenario impuesto por Evergrane en China. Una serie de incumplimientos y rebajas en la industria inmobiliaria en las últimas semanas impulsó los rendimientos de los bonos en dólares basura de los emisores chinos al más alto en al menos una década, por encima del 24%. La infección ha llegado a otras áreas del mercado crediticio, incluidas empresas con grados de inversión que antes eran vistas como intocables.

El lunes, dos tenedores de otros billetes en dólares vendidos por una unidad de China Evergrande dijeron que no habían recibido el pago de los cupones que venceían oficialmente el sábado. Ambos cupones también tienen un período de gracia de 30 días antes de que cualquier pago atrasado se considere un incumplimiento.

Las autoridades chinas han tratado de limitar las consecuencias de la crisis inyectando liquides en el mercado.

Por otra parte, los bonos y las acciones de los desarrolladores chinos subieron bruscamente el miércoles después de que el Securities Times dijo que es probable que las autoridades relajen los controles para que las empresas inmobiliarias del país emitan billetes en moneda local, como parte de los esfuerzos para evitar un mayor deterioro de su financiación. New York Times informó que el banco central chino está considerando flexibilizar las reglas para permitir que los desarrolladores con dificultades vendan activos para evitar incumplimientos, citando a personas no identificadas con conocimiento de las discusiones.

El Banco Popular de China está considerando permitir que los compradores de activos de firmas inmobiliarias con dificultades financieras se hagan cargo de los activos sin que la deuda asociada a los proyectos afecte sus propios índices de endeudamiento; los compradores probablemente serían empresas de propiedad estatal. Las reglas actuales, implementadas el año pasado, son tan estrictas que han obstaculizado la capacidad de desarrolladores como China Evergrande para vender activos para pagar deudas.

¿Cómo sigue la crisis de la firma?

En cuanto a Evergrande, esta vez la compañía puede haber realizado un pago, pero los acreedores no deben esperar que estos pagos parciales continúen: como informó el WSJ, el estado chino está desmantelando silenciosamente al desarrollador gigante lentamente y entre bastidores:

  • El plan, según personas familiarizadas con el asunto y declaraciones oficiales del gobierno, es gestionar una implosión controlada vendiendo algunos activos de Evergrande a empresas chinas y, al mismo tiempo, limitar los daños a los compradores de viviendas y las empresas involucradas en sus proyectos
  • Las autoridades chinas deben hacer esto sin derribar el épico boom inmobiliario del país

Buscar inversionistas extranjeros no es una prioridad, fuentes del WSJ citan a personas familiarizadas con el asunto, tal vez porque reemplazar un grupo de acreedores en quiebra por otro grupo de acreedores en quiebra sería demasiado irónico incluso para China. Aún así, Beijing está monitoreando de cerca la situación, porque las autoridades necesitan que los mercados crediticios sean saludables para evitar que otros promotores inmobiliarios fallen y porque están preocupados por la imagen de China, dijo una de esas personas.

Esto será un proceso prolongado con nacionalización de por medio que podría llevar años para desarmar la empresa y aún se están resolviendo muchos detalles dicen personas familiarizadas al asunto. Podría sobrevivir alguna versión de la misa, pero esta será muy pequeña con respecto a lo que hoy representa.