El foco de la semana pasada estuvo sobre la reunión del Banco Central Europeo (BCE), el cual implementó una respuesta similar a la pos-Brexit del Banco de Inglaterra. Draghi decidió no alterar los intereses y fue poco claro respecto a la posibilidad de ampliar los programas de estímulo de la entidad.
 
Si bien advirtió que los préstamos no redituables atentan contra la recuperación de los bancos europeos, minimizó los riesgos del Brexit. El viernes pasado el PMI del Reino Unido cayó por debajo de los 50 puntos, lo que reavivó los temores de que la economía inglesa se contraiga con una contundencia no vista desde 2009.
 
El oro vuelve a apreciarse ante un nuevo contexto de incertidumbre. La semana pasada, la onza de oro cedió un -1.1% a causa del fortalecimiento de USD y la mayor demanda de activos de riesgo, lo que a su vez permitió que la renta variable estadounidense alcanzase nuevos récords. Asimismo la mejora de las perspectivas de la primera economía ha aumentado las probabilidades (a un 24%) a que la Fed incremente los intereses en la reunión de septiembre. Cuanto más elevados son los tipos de interés, más perjudicial es para el oro ya que compite contra activos de mayor rendimiento. Sin embargo, los recientes acontecimientos geopolíticos – el atentado en Niza y el intento de golpe de Estado en Turquía-, lo han revalorizado. Es así que la semana pasada el metal precioso volvió a captar capitales por un total de $123 millones, revirtiendo las salidas de las semanas previas a medida que los inversores aprovecharon para comprar en retrocesos y protegerse contra las incertidumbres que se avizoran. Al mismo tiempo, de los ETP sobre plata se retiró un total de $10.4 millones, generado en parte por la caída del precio de la onza de plata en un 2.2% la semana pasada. El posicionamiento neto especulativo sobre este último alcanzó en dicha semana un nuevo récord, con el binomio oro/plata reduciéndose significativamente. Esto sugiere que una corrección de su precio es inminente.
 
Aumentan las colocaciones de capital en los ETP sobre crudo por tercera semana consecutiva. La semana pasada los precios del WTI y Brent estuvieron bajo una presión considerable debido a que la oferta excesiva genera dudas sobre las perspectivas de la demanda. El WTI perdió un 3.8% y el Brent un 4%, lo que invitó a los cazadores de gangas a colocar en estos ETP un total de $6.1 millones.
 
En las divisas, los inversores han continuado liquidando las posiciones cortas sobre GBP y las largas sobre USD, por los respectivos totales de $9 millones y $7.8 millones.
Los ETP sobre Small Caps estadounidenses captaron capitales por primera vez en seis semanas, por un total de $5.7 millones. Una tanda positiva en la publicación de resultados corporativos del segundo trimestre en EE.UU, levantó el ánimo de los inversores y llevó a la renta variable de este país a registrar nuevos máximos durante la semana pasada.
 
Los ETP sobre trigo captan capitales por sexta semana consecutiva. La caza de gangas también se ha visto en los ETP sobre trigo, en donde los inversores colocaron capitales aprovechando que la materia prima cotiza cerca de su nivel más bajo en diez años. No obstante, se estima que los inventarios hayan aumentado un 6% durante los últimos treses meses y alcanzado un nuevo récord, lo que genera unas perspectivas más sombrías sobre el trigo.

Los eventos clave de la semana. El foco recae este mismo martes sobre el comienzo de la reunión de la Fed, en donde se estará atento a cualquier señal respecto a los intereses. El viernes se publicará el PIB del segundo trimestre de EE.UU, mientras que en Japón, el BoJ procederá con su reunión de política monetaria. Si bien Kuroda, gobernador del BoJ, descartó la semana pasada lanzar un “helicóptero de dinero”, igual se estará pendiente a cualquier detalle adicional que brinde sobre sus medidas de estímulo.

flujos semanales de ETFs