Grupo CAF se ha adjudicado dos nuevos contratos en las Islas Baleares con los que suministrará, por una parte, cinco trenes eléctricos a la empresa Serveis Ferroviaris de Mallorca, y por otra, cinco autobuses de hidrógeno a la capital, Palma. El importe de ambos contratos asciende a más de 54 millones de euros.

En un comunicado, CAF ha detallado que Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM) ha seleccionado a la compañía guipuzcoana para el proyecto de suministro de cinco unidades eléctricas de cuatro coches, así como sus piezas de parque y el mantenimiento integral de los vehículos durante un periodo de 2 años. El importe del contrato supera los 50 millones de euros, y está prevista la entrada en servicio de las unidades durante el año 2024.

El operador SFM es la empresa pública que gestiona la explotación de las líneas de ferrocarril de vía estrecha y metro de la isla de Mallorca, con la excepción de la línea Palma-Sóller. Este proyecto será financiado con cargo a la incorporación de los Fondos adicionales de Ayudas a la Recuperación para la Cohesión y los Territorios de Europa (REACT-EU) al Programa Operativo FEDER 2014-2020, financiado como parte de la respuesta de la Unión Europea a la pandemia de Covid-19.

Los nuevos trenes para SFM se basarán en las modernas unidades recientemente fabricadas por CAF para el operador Euskotren, y pueden circular en servicio comercial a una velocidad de 100 km/h. Estarán formados por dos cabinas motorizadas y dos coches intermedios remolques, y dispondrán de una capacidad para más de 500 pasajeros.

En el año 2006 CAF suministró seis unidades de la serie 7100 para el Metro de Palma de Mallorca. Dos años más tarde, en 2008, firmó un nuevo contrato para suministrar 13 unidades eléctricas de la serie 8100, de vía métrica en composiciones de tres y cuatro coches, para dar servicio en la red ferroviaria de la isla.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

En este caso, las nuevas unidades se emplearán en los mismos servicios comerciales que realizan las anteriormente fabricadas por CAF de la serie 8100, en la línea T1, que une Palma de Mallorca con la ciudad de Inca, la línea T2, desde la capital hasta la localidad de La Pobla, y la línea T3, que conecta Palma con Manacor, situada en la zona oriental de la isla.

SOLARIS

Por otro lado, el Consejo de Administración de Empresa Municipal de Transportes de Palma ha comunicado esta semana la elección de Solaris, para el suministro de cinco autobuses eléctricos con pila de hidrógeno, dentro de un contrato cuyo importe será de aproximadamente 4 millones de euros.

La compra de estos vehículos también se engloba en un proyecto de financiación europea, denominado Green Hysland, que promueve el desarrollo de energías limpias, y se enmarca dentro de los objetivos de lucha contra el cambio climático para 2050, que tienen como objetivo que la isla se convierta en un referente europeo en el ámbito de las energías de cero emisiones.

Los nuevos autobuses serán vehículos del modelo Urbino de 12 metros con propulsión eléctrica, y dispondrán de celdas de hidrógeno para generar electricidad a bordo de forma continuada a partir del hidrógeno, y, por tanto, generan cero emisiones. Estas unidades tienen la ventaja adicional de un largo alcance en kilómetros recorridos con un solo reabastecimiento de combustible, en comparación con los autobuses de batería.