MADRID, 20 DIC. (Bolsamania.com/BMS) .- El tercer viernes de cada trimestre, tal día como hoy, vencen las opciones y futuros sobre índices y acciones tanto en Europa como al otro lado del Atlántico, lo que suele traducirse en una jornada de fuerte volatilidad, o eso es lo que le gusta decir a medio mundo. La peculiaridad de esta “cuádruple hora bruja” es que es la última del año, pero poco más. Mi experiencia me dice que "no es tan fiero el león como lo pintan". Es cierto que hay vencimientos más volátiles que otros, pero por lo general diría que lo que les caracteriza es un mayor incremento del volumen. Volumen que, por otro lado, se empieza a notar desde comienzos de la semana y que, poco a poco, se suele ir incrementando conforme se aproxima el vencimiento.

De hecho, me atrevería a decir, y es una opinión personal, que los movimientos más volátiles se suelen producir justo en las sesiones más inmediatas al vencimiento y no tanto en el viernes del vencimiento. De hecho, no suele ser normal que los inversores/especuladores dejen para el último día el “rolo” (roll over) de las posiciones. Al fin y al cabo, un vencimiento no es más que una fecha límite en la cual vencen (se ejecutan) muchos productos derivados y en el que hay que decidir si cerramos la posición o por el contrario nos “rolamos” (traspasamos) al siguiente vencimiento. De lo que sí que estoy convencido es de que, una vez que el vencimiento finaliza, es como si los mercados quedaran de alguna manera liberados, como si se les diera rienda suelta.

José María Rodríguez

Suscribete a Estrategias de Inversión Premium

Es el mejor momento para utilizar herramientas y análisis independientes para gestionar nuestras inversiones.

Ayudanos a seguir siendo independientes y seguir innovando para ofrecer el mejor análisis para los inversores. Es el momento de apoyarnos si utilizas nuestros servicios.
 

Suscribete por tan solo 15 centimos al día ( 55 Euros al año)  y descubre todo el potencial de nuestra zona premium. ¿Nos pruebas?

 

 

Pide información