El beneficio del tercer trimestre de BBVA ha  superado las expectativas del consenso. En los primeros nueve meses del año ha ganado 2.797 millones de euros, lo que implica un 64% más que un año antes. 
Sin tener en cuenta los costes extraordinarios de un año antes, esta cifra hubiera mejorado un 15%.  El año pasado estuvo afectado por las provisiones que tuvo que hacer a la participación de la entidad turca Garanti. Además, este año ya está consolidada a Catalunya Bank.
 
Los resultados han gustado al mercado, que premia a la firma con subidas del 2% en bolsa. Entre los aspectos que más ha gustado al mercado es la fortaleza de la posición de capital. El CET1 Fully Loaded está ya en el 11%, lo que implica que ya ha conseguido el objetivo que se había planteado para el ejercicio.

“Si sigue aumentando el capital evolucionaremos hacia una situación de retribución al accionista distinta”,  ha dicho en rueda de prensa el consejero delegado de BBVA, Carlos Torres Vila. El directivo ha explicado que irán reduciendo el número de dividendos script que pagan para sustituirlos por dividendos tradicionales.

Entre enero y septiembre, el margen de intereses alcanzó 12.674 millones de euros, un 5,5% superior al del mismo periodo del año anterior.  El crecimiento se ha visto apoyado por el dinamismo de la actividad en las geografías emergentes (fundamentalmente Turquía y México) y por la resistencia del banco para generar ingresos en entornos de tipos de interés históricamente bajos en mercados desarrollados.
Carlos Torres Vila ha incidido en la voluntad del banco de seguir reduciendo los cotes. De hecho, el esfuerzo de contención ha permitido una reducción del 2,7% en la línea de gastos, aunque en el año han subido un 5,8% por el efecto divisa y la elevada inflación en algunos países, así como por los gastos de integración de Catalunya Banc.

En España la actividad bancaria ha mostrado resistencia, dicen los directivos del banco. Aunque es cierto que el margen de intereses cayó un 2,9% en el acumulado del año, tanto por el proceso de desapalancamiento de las familias, como por la menor actividad en los negocios mayoristas y con instituciones.

BBVA


Por cierto, que la exposición neta a la actividad inmobiliaria en nuestro país se ha reducido en el banco en más de un 13% hasta 11.077 millones de euros. Esto ha permitido reducir las pérdidas de esta unidad en más de 300 millones de euros. En 2017 el banco espera que esta unidad siga en números rojos.

En total, BBVA ganó en España en los primeros nueve meses del año 621 millones de euros, lo que implica un crecimiento interanual del 8,8%.  Más allá de los resultados y del negocio del banco, Carlos Torres Vila ha explicado que el sector financiero español necesita un nuevo proceso de reestructuración y fusiones. “Parece claro que en el entorno en el que estamos las fusiones son una buena vía para reducir costes”, ha dicho.

Es más, el CEO ha incidido en que “no creo que las fusiones en España creen bancos demasiados grandes para ser rescatoados. La situación actual es muy diferentes a la que había antes de Lehman, tanto por el mayor capital, como por los nuevos instrumentos que permiten absorver pérdidas, así como por los límites a las ayudas”, dice.