La unidad de financiación al consumo de Santander ha obtenido un beneficio ordinario atribuido de 1.000 millones de euros en los nueve primeros meses del año y representa el 13% del resultado del grupo. El objetivo del banco es seguir creciendo en financiación de autos y potenciar los canales digitales.

 

Santander Consumer

El negocio de financiación al consumo continúa siendo un segmento estratégico para Banco Santander. Para ello, la entidad cuenta con Santander Consumer Finance (SCF), la unidad del grupo especializada en esta actividad, que se ha consolidado como una de sus principales fortalezas y cuenta con una firme implantación local en Europa, donde es líder en este negocio. No en vano, esta unidad el 13% de los resultados del grupo: el beneficio ordinario atribuido de Santander Consumer en los nueve primeros meses de este año ascendió a 1.000 millones de euros, lo que representa un 7% más que en el mismo periodo de 2017. El beneficio atribuido del grupo fue de 5.742 millones de euros, un 13% superior al mismo periodo del ejercicio anterior.

En términos de negocio, las principales unidades son Alemania (233 millones), países nórdicos (220 millones) y España (184 millones).

Santander Consumer

Fuertes ventajas competitivas 

Según señala Santander en su último informe financiero, a septiembre de 2018, “el crédito al consumo continúa siendo un mercado en crecimiento y eso se ha reflejado en un aumento de la producción en casi todas las geografías (la nueva producción sube un 8%, 11% en el caso de España). Los focos de gestión siguen siendo aumentar la financiación de autos (actualmente el nuevo negocio de financiación de auto en SCF es significativamente mayor que el crecimiento del mercado de matriculaciones en Europa) y potenciar los canales digitales”.  Además, Banco Santander ha lanzado en esta unidad dos de las iniciativas clave para la transformación del modelo de negocio, el proyecto e-commerce y la interacción digital con el cliente.

Santander se especializó en los años setenta en el negocio de crédito al consumo, ofreciendo soluciones de financiación en concesionarios, cadenas de distribución y comercios. Desde entonces, la estrategia de crecimiento del banco en este segmento de negocio se ha ido afianzando a lo largo de los últimos años con acuerdos en distintos países que han fortalecido su posición de liderazgo en Europa.

En la actualidad, opera en 15 países europeos: Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Italia, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reno Unido, Suecia y Suiza. Esta presencia local y diversificada permite, según la entidad, “desarrollar fuertes ventajas competitivas:

  • Escala paneuropea con una plataforma fuerte y sólida para seguir expandiendo negocios.
  • Red de distribución eficiente que facilita la transformación de clientes indirectos en clientes directos.
  • Procedimientos de crédito sólidos y procesos de recuperación eficientes.
  • Cartera ampliamente diversificada por geografías y productos”.

Santander Consumer cuenta con un equipo de más de 16.000 profesionales y da servicios de financiación a 20 millones de clientes. Tiene una amplia red de acuerdos con 130.000 comercios y concesionarios de automóvil en Europa. Ofrece financiación de todo tipo de bienes de consumo: automóviles, motocicletas, y equipamiento del hogar y personal, renting... a través de créditos y tarjetas.

En España, Santander Consumer es la mayor red comercial especializada en financiación al consumo, a través de una red de oficinas y agencias especializadas con una amplia obertura geográfica, incluyendo Canarias, Ceuta y Melilla. Cuenta con más de 500 empleados, 7 millones de clientes y 27.000 acuerdos comerciales (más de 6.500 concesionarios y 15.000 comercios).