Sobre las cuentas empresariales, este experto reconoce que, más que en España, en EEUU ha habido avisos de menores beneficios y es previsible que las empresas españolas puedan dar alguna sorpresas negativa pero también hay que tener en cuenta el nivel de las cotizaciones, que ya habrán descontado este efecto.

En declaraciones a Radio Intereconomia, este experto habla sobre las elecciones españolas y reconoce que el miedo que pudieran tener los inversores internacionales a que ganaran los partidos populistas se ha diluído y es lo que ha provocado que haya más confianza en la deuda española y en los activos nacionales.

Lo importante para cualquier compañía cotizada es cumplir con lo que dice. En el caso de Repsol, cuando hizo la compra de Talisman anunció desinversiones y lo que ha hecho ha sido cumplir con ese compromiso.

Sobre los bancos ¿hay que tenerlos en cartera o no? Una cosa es de forma estratégica a largo plazo y otra es, después de las caídas significativas, que al ser un sector estratégico hay oportunidades a los niveles actuales.