Realia, inmobiliaria controlada por Carlos Slim, ha finalizado la ampliación de capital de 145 millones de euros que abrió en diciembre.  Con ella ha conseguido reforzar su balance y costear la reactivación de su negocio de construcción de viviendas.
 
El empresario ha inyectado 43,5 millones de euros en la operación y esta ha quedado ya inscrita en el Registro Mercantil, es decir cerrada. Aunque el cierre oficial y definitivo tendrá su momento cuando las 184,05 millones de acciones que la empresa ha emitido durante la operación empiecen a cotizar en Bolsa.

Además la sociedad finalizó la ampliación antes de tiempo, ya que se “cubrió en el periodo de suscripción preferente y no fue necesario abrir el periodo de asignación discrecional”, afirmó la compañía. Carlos Slim cuenta con el 30,3% de Realia y también tiene el control de la constructora FCC. Esta última aportó otros 53 millones a la ampliación de Realia en virtud de su participación del 36,8% en la empresa.

Los fondos de esta ampliación tendrán como finalidad la reanudación de su actividad residencial, aprovechando que el sector se está recuperando. Además, el grupo cuenta con casi dos millones de metros cuadrados de suelo. No obstante, seguirá optimizando su estructura financiera, aunqueya haya recortado un 20% de su deuda neta en el 2016.