De acuerdo con los datos previstos, la compañía podría estrenarse en bolsa el 29 de marzo con una capitalización de 1.300 millones de euros. Esta operación se articulará a través de una oferta de suscripción de nuevas acciones y una oferta pública de venta de acciones existentes, por lo que  el fondo estadounidense Lone Star prevé colocar en el mercado cerca de un 50% del capital.
 
Tras la aprobación ayer del folleto de la salida a bolsa por parte de la CNMV, la compañía comenzará el roadshow entre inversores y procederá a la apertura de los libros. La operación consistirá en una oferta de suscripción de 6.075.334 acciones por parte de la Compañía a un precio por título de 16,46 euros, con el objetivo de destinar cerca de 100 millones de euros a la compra de suelo y reducción de deuda y una oferta pública de venta de 37.018.320 acciones existentes por parte de accionistas actuales.
 
Estos mismos accionistas confirman que la oferta permitirá expandir la base accionarial entre el 54,55%-60% en virtud de que se ejercite el habitual green shoe. La compañía ofrecerá así al mercado un total de 43,08 millones de acciones. En concreto, la firma lanzará una OPS de 6,07 millones de nuevas acciones y una OPV por la que el actual propietario de la empresa, el fondo Lone Star, venderá 37,01 millones de títulos.

Neinor Homes lleva a cabo su salida a la bolsa con el objetivo de ampliar su base accionarial, introduciendo nuevos inversores institucionales, nacionales e internacionales. Además de que utilizará la mitad de los fondos obtenidos para reducir su deuda y continuar adquiriendo suelo finalista para dar un impulso a su plan estratégico. El grupo que surgió tras la compra de la filial inmobiliaria de Kutxabank por parte del fondo, contaba a cierre del año 2016 con una cartera de suelos finalistas con un valor bruto de activos de 1.120 millones, lo que le permitirá cumplir con las entregas previstas para 2017 y 2018.

Según las palabras de Juan Velayos, Consejero Delegado de Neinor Homes, están muy satisfechos del trabajo realizado y de haber completado finalmente el registro ante la CNMV, un paso que era realmente determinante en este proceso. Afirma también que su compañía se ha ido preparando a lo largo de estos años para convertirse en una empresa cotizada, formando la estructura, los procesos de toma de decisiones, los criterios de transparencia y de buen gobierno corporativo requeridos en el mercado bursátil. Así que finalmente ha llegado el momento de dar el paso para confirmar que su modelo de negocio diferencial está funcionando, y que cuenta con la confianza suficiente de los inversores institucionales.