“Me preocupa los que hayan entrado en el mercado de deuda pues nos está demostrando estos días lo que puede pasar. Han pasado de niveles muy bajos a tener un repunte considerable, lo que tiene una repercusión en puntos de precios sobre inversiones de hasta el 5%. “Pero más allá de los niveles me preocupa el hecho de que no sabemos de dónde viene esta reacción”, explica Jesús de Blas, de Credit Agricole Mercagentes. 

El problema es no tener una causa a la que achacarle el movimiento “sobre todo por la intensidad que ha tenido. A partir de ese 2% nos deberíamos relajar y ver qué sucede”, explica en Radio Intereconomia. El problema es que ha habido tanto dinero que ha entrado en el mercado en los últimos meses, que cualquier movimiento provocará bandazos a la baja.

Grecia sirve como excusa porque lleva a sí muchas semanas y no ha habido nada especial.

El miedo no irá a más si pierde los 11.000 puntos. La corrección es sana al cabo de unos meses, cuando vemos lo que ha pasado, mientras tanto son dolorosas y no son oportunidades. Hemos bajado hasta 11.000 puntos, es cierto que las perspectivas son buenas y los resultados que están saliendo no son malos en general. Sigo viendo más la renta variable para comprar que para salirse.

Resultados empresariales. Hay alguna sombra con el tema de Venezuela que vale cero pero más allá de eso son cifras aceptables, no cotiza a ratios exagerados y son más para pensar en entrar que para salir en Mapfre. Otros han tenido reacción a la baja importante como BBVA, a pesar de que las cifras fueron buenas.