Las financieras españolas lideran las compras del selectivo con subidas que los llevan a cotizar en máximos de la sesión. Tanto optimismo es fruto de que el mercado descuenta que el rescate de Monte dei Paschi di Siena está al caer, apuntalando así el maltrecho sector financiero italiano. Además. un posible cierre de cortos masivo en la banca italiana alimenta estos grandes avances. 
 
El FTSE MIB, el FSTE Italia y el Ibex 35 (en este orden) son los parqués que más suben a pocos minutos para el cierre. Miran por encima al resto de bolsas gracias al avance de los bancos, que poseen una alta ponderación en los tres índices. 

Los bancos del Ibex 35 experimentan fuertes subidas, superiores al 6% en algunos casos, como el de Caixabank, que supera los 3 euros, Bankia, que se acerca  a los 0,90 euros y BBVA, que ha batido los 6 enteros.

Santander, Popular y Sabadell tampoco se quedan atrás con avances superiores al 3%, aunque la entidad presidida ya por Saracho no llega a superar el euro por acción. Bankinter, con subidas más discretas del 2,65% corona nuevos máximos históricos en los 7,40 euros.
 
 
¿A qué se debe tanta fuerza compradora? A que los inversores descuentan un inminente rescate público de Monte dei Paschi. Así, si en el mercado español las revalorizaciones de la banca son altas, en el transalpino superan el doble dígito porcentual en el caso de Banca Generali, mientras que el resto de homólogos escalan más del 6%.
 

Parece que no hay mal que por bien no venga, pues tras el resultado indeseado del referéndum italiano ayer, hoy las consecuencias que en un principio se creían negativas para la banca del país de la bota, se vuelven en positivas. Así, si la incertidumbre política desatada en Italia evitaba la inyección de 1.000 millones del Fondo Soberano de Qatar a Monte dei  Paschi, parece que al final el propio Estado transalpino salvará de una vez la entidad con una inyección de 5.000 millones de euros. Monte dei Paschi fue calificado como la financiera más débil en las pruebas de estrés bancarias europeas realizadas por la autoridad europea este verano.

Además, según publica Reuters, hay un cierre de cortos masivo en los bancos italianos. Tras la barrida de los especuladores bajistas, las cotizaciones se disparan saliendo de la depresión bursátil en la que están metidas desde hace meses.